CIUDAD DE MÉXICO, 14 de noviembre de 2018.- Después de poco más de seis horas de discusión en la llamada sesión vespertina que inició el martes 13 a las 19:30 horas, el Pleno de la Cámara de Diputados avaló en lo particular con 292 votos a favor y 32 en contra, los artículos reservados en términos del dictamen por el que se reforma la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, y pasa al Senado para sus efectos necesarios.

Mientras que también en votación particular, se aprobaron con 300 sufragios a favor los artículos del mismo dictamen que sí fueron modificados, la mayoría de ellos de los priistas, luego de que PAN, Movimiento Ciudadano y PRD, decidieron abandonar la sesión argumentando falta de debate y en el caso de los panistas, una sesión inexistente al no cumplir con el reglamento de la Cámara, por lo que las reservas de estas fracciones fueron desechadas al no estar presentes.

Los legisladores aceptaron modificaciones a los artículos 17 ter, 20, 27, 32 bis, 34, 35, 37, 40, 41 bis, y los artículos transitorios Sexto y Décimo Noveno, así como la adición de dos artículos transitorios del dictamen por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Entre las modificaciones aceptadas destaca las realizadas por la diputada de Morena, Aleida Alavez quien presentó un paquete de siete modificaciones mismas que fueron aceptadas, y que tiene que ver con la modificación de los lineamientos emitidos por la Secretaría de Bienestar y la coordinación general, para que se norme la actuación de los delegados estatales para dar mayor certeza y transparencia.

Asimismo, se modificó el artículo 20, referente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que deberá establecer lineamientos y directrices aplicables a las unidades administrativas que realicen las funciones referidas en este artículo.

Mientras que el artículo 27, fracción III, establecerá que los titulares de las unidades de enlace legislativo de las demás dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, serán designados por el secretario de gobernación y estarán adscritos administrativa y presupuestalmente a la secretaría o dependencia respectiva.

En la fracción V de este mismo artículo se incluye la movilidad humana como parte de las políticas adscritas a la Secretaría de Gobernación, y que no sólo es materia de ésta, la de migración, sino que de manera mucho más amplia a las modalidades del refugio, asilo, protección complementaria y desplazamiento interno.

En el artículo 35, fracción XXI, inciso d) y e), se incluyen cambios de denominación en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

En el artículo 37, fracción I, IX, XXI y XXII se armoniza en términos de inspeccionar en lugar de fiscalizar, “esto también, una preocupación en el ámbito de las competencias de la Secretaría de la Función Pública de la Auditoría Superior de la Federación, ha habido varias observaciones al respecto y se hace este planteamiento para armonizar el término “inspeccionar” en lugar de “fiscalizar” en cuanto a la Secretaría de la Función Pública”, detalló.

A pesar de las modificaciones hechas al dictamen, así como de la airadas protestas que reventaron la sesión y obligaron a tomar extrañas medidas como la convocatoria a una sesión vespertina, y que provocó también la salida del Salón de Plenos de tres grupos parlamentarios (PAN, PRD y MC), Morena impuso su mayoría y logró aprobar las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federa.

Los cambios realizados a algunos artículos de dicho dictamen, no modificó lo esencial del contenido, por lo que temas como la creación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, donde se le quita esa responsabilidad a la Secretaría de Gobernación para que ésta regrese a sus facultades originales que es la operación interna de gobierno; las modificaciones a la Consejería del Ejecutivo Federal.

También la creación de la Secretaría de Bienestar la cual tendrá los llamados súper delegados quienes tendrán el control absoluto en la implementación de los programas de desarrollo; así como el fortalecimiento de las unidades administrativas y la creación de la oficialía mayor en la Secretaría de Hacienda en referencia a las compras consolidadas de las dependencias federales, todo ello, seguirá igual.