CIUDAD DE MÉXICO, 25 de abril de 2019.- Será hasta el 2023 cuando la Guardia Nacional tiene previsto contar con 150 mil elementos para que el Estado mexicano cuente con un instrumento capaz de responder eficazmente a los desafíos en materia de seguridad, señaló el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño, es decir, la presencia militar no se extenderá más allá en ese año.

El Gobierno federal prevé cerrar este año con 82 mil elementos. Actualmente, la Policía Federal tiene con 36 mil, en dos años y medio espera contar con 120 mil y en cuatro años más con la totalidad mencionada.

En su comparecencia ante el Pleno del Senado de la República, el Secretario de Seguridad detalló que la Guardia Nacional iniciará este año las operaciones en 150 regiones, 200 para el siguiente y 265 para 2021.

Estos nuevos elementos del cuerpo de seguridad nacional, aseguró que contarán con prestaciones similares a las de las instituciones castrenses, los efectivos procedentes de las Fuerzas Armadas y la Policía Federal conservarán su antigüedad.

Los planes y programas serán unificados de acuerdo a un plan de estudio que hará énfasis en procedimientos policiales, derecho penal, humanos, perspectiva de género, primeros auxilios y control en el uso de la fuerza, entre otros conocimientos necesarios para su mejor desempeño.

Paralelamente, detalló que se desarrollará un programa progresivo para homologar al alza los ingresos y las prestaciones sociales de policías militares y marinos.

Inteligencia, base de la eficiencia de los cuerpos del orden

Ante el Pleno del Senado de la República, el titular de la SSPC, Alfonso Durazo, aseguró que la inteligencia será la base de la eficiencia de los cuerpos del orden, estrategia que no solo perseguirá la captura de objetivos criminales, sino desmontar las estructuras financieras basadas en el flujo millonario de recursos y armamento.

Para ello, la Unidad de Inteligencia Financiera, instancia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se sumará a la Estrategia de Seguridad para atacar los esquemas financieros de manera paralela a la persecución de los líderes de las organizaciones criminales.

El senador con licencia refirió que como parte de lo expuesto, se promovió el perfeccionamiento de la figura de la extinción de dominio y de los procedimientos para la declaratoria del abandono de bienes.

Los bienes decomisados al crimen organizado se destinarán a la atención de las víctimas, a fortalecer los programas sociales y a mejorar las condiciones de los integrantes de los cuerpos de seguridad.