CIUDAD DE MÉXICO, 6 de noviembre de 2016.- El albur es patrimonio intangible de la humanidad, así lo declaró la Unesco, pero esa decisión es rechazada por casi dos terceras partes de la sociedad de México, entre la que 29.7 por ciento cree que los albures son de mal gusto y 21 por ciento que forman parte del ingenio del mexicano.

La declaración de la Unesco haría ver a México como un país de albureros, pero solamente 10 de cada cien consideran que echa sus albures frecuentemente, en tanto que 88 reniegan de esa forma del lenguaje popular, de la que dice casi nunca o jamás echan mano.

En fin, Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) realizó una encuesta de alcance nacional para averiguar qué tanto cala el albur en México y más allá que encontró que solo 30.9 por ciento está de acuerdo con la decisión de la Unesco, 64.6 por ciento cree que hizo mal al declarar esta forma de hablar patrimonio intangible de la humanidad.

Razones hay de uno y otro lado, por eso GCE llamó por teléfono a 600 casas de todo el país y preguntó qué piensa la gente del albur.

Del total de entrevistados, algunos critican al albur, 29.7 por ciento dice que hablar así está mal y no le gusta escucharlo, 6.5 por ciento lo cree ofensivo, 4.9 por ciento lo califican como grosería, 4.2 por ciento lo siente vulgar, 2.2 por ciento piensa que es para gente sin educación.

Pero, entre esos mismos 600 encuestados, tiene seguidores: 22.1 por ciento dice que es parte del ingenio mexicano, 7.4 por ciento lo considera divertido, 2.7 por ciento tiene gusto por el albureo, 2.7 por ciento decide que solo se dice en confianza, 2.6 por ciento que lo bien o mal depende de dónde se suelte, 2.1 por ciento mencionó “no los entienden en Estados Unidos. 1.4 por ciento no está ni con unos ni con otros, dijo que le llega a la mente la palabra “otro” para hablar del albur, 8.4 por ciento dijo que no sabe qué decir y 3.1 por ciento tampoco, porque no dijo nada.

Gabinete (www.gabinete.mx) pidió a la gente que dijera si quería o no escuchar unos albures y contestar otras preguntas, solo 33.6 por ciento de los 600 mexicanos encuestados aceptó escuchar los albures.

“De las siguientes frases que le voy a mencionar, dígame si usted considera que tienen o no un doble sentido”:

El 85.5 por ciento ven que hay doble sentido cuando alguien dice:” te molesto con el chile, es que me agarra lejos”. 11.6 por ciento no piensa que el pedido tenga algo de malo.

El 83.9 por ciento de los mexicanos cree que la frase: “para llegar a Tepito, te pones en Pino Suárez mirando para Catedral”, es un vil albur, pero 11.6 por ciento no le da ese valor.

‘Ábranse piojos que ahí les va su peine”, es un albur, señala 75.4 por ciento de los encuetados, en tanto que 19.9 por ciento la cree una oración inocente.

El 67.3 por ciento no duda que la pregunta “¿cuál es el lugar más peligroso del mundo? Es Tepito”, tiene una carga de doble sentido. 27.9 por ciento piensa que es una sencilla interrogante.

En fin que por encima de que el mexicano sea alburero o deteste el albur, cuando GCE preguntó ¿logra comprender y se da cuenta del sentido de la frase de doble sentido? 71 de cada cien mexicanos dijo que sí y 27 que no. Son más los hombres que entienden este lenguaje: 84 por cada 59 mujeres.

www.gabinete.mx