CIUDAD DE MÉXICO, 7 de julio de 2020. — Emilio Ricardo Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) será entregado a la Interpol, para ser extraditado de España a México y seguir las indagatorias por los delitos de asociación ilícita, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La Audiencia Nacional española, en la Sala de lo Penal Sección 002, tras acreditar las dos órdenes de aprehensión giradas en México contra el funcionario del sexenio del priista Enrique Peña Nieto, del  25 de mayo de 2019 y del 4 de julio de 2019.

Al igual, se entregaron los datos de identificación de Lozoya, el resumen de los hechos y copias de los textos legales por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), acompañada de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

“Se comprometió con la empresa Altos Hornos de México S.A. de C. V (AHMSA) representada por Alonso Ancira Elizondo, a conseguir que la entidad paraestatal le otorgase ilícitamente contratos de obra en el país, a cambio de una cantidad de dinero, que posteriormente el reclamado utilizó para la compra de un inmueble”, refiere el documento.

“AHMSA realizó cinco transferencias por importe de 3 millones 400 mil dólares a una cuenta bancaria en Suiza, titularidad de la mercantil Tochos Holding Limited, cuyo beneficiario en la fecha de su constitución era el reclamado, que en el mes de marzo de 2012, cedió sus acciones y activos de la compañía a su hermana Gilda Susana Lozoya, que era la beneficiaria en la fecha de las citadas transferencias. Ambas entidades no mantenían relaciones ni vínculos comerciales”, detalla, entre la serie de posibles actos de corrupción que lo implican.

Además se le imputa  la ayuda prestada al director superintendente de Odebrecht para su posicionamiento en los estados de Veracruz, Tamaulipas e Hidalgo, en el mes de marzo de 2012, Lozoya Austin solicitó realizar un pago a su favor para apoyar la campaña política del partido PRI.

El 13 de febrero pasado, Lozoya no aceptó la entrega a las autoridades mexicanas, sin embargo, cuatro meses después, el 15 de junio, la Sala Penal de la Audiencia Nacional del país europeo confirmó que Lozoya se presentó “aceptando la Extradición, al dar su consentimiento expreso a la entrega el reclamado y renunciando la principio de especialidad, solicitando se proceda su entrega inmediata”.

Con esto, el ex director de Pemex aceptó ser extraditado para cooperar y continuar con las indagatorias por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictiva.

Aunque el organismo español puntualiza que, “cabe recurso de súplica ante el Pleno de la Sala de lo Penal en plazo de tres días a contar desde la última notificación”, la FGR, e incluso el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmaron previamente que Lozoya aceptó colaborar.