CIUDAD DE MÉXICO, 6 de septiembre de 2019.- Entre papalotes, flores, obras de arte y música oaxaqueña, el Palacio de Bellas Artes despide al maestro Francisco Toledo, quien falleció este jueves.

El vestíbulo del Palacio de Bellas Artes se transformó en una ofrenda dedicada al artista plástico oaxaqueño, quien además de un genio del arte fue un irreverente y atrevido que logró crear grandes piezas que iluminaron al mundo.

Al entrar al Palacio, lo primero que se visualiza, es la captura de la fotógrafa Graciela Márquez, en la que se ve al maestro en cuclillas, sobre una ventana, con las manos entrelazadas y una mirada al horizonte, y a los pies de la gráfica diverso arreglos florales enviados por algunos museos como el de Frida Kahlo y Diego Rivera y el de Arte Moderno, y por sus admiradores, quienes no han parado de visitar el lugar.

Alrededor de su foto y creando un semicírculo se observan algunas de sus obras de arte, además de diversas canastas llenas de maíz y con un papalote como los que tanto disfrutó y jugó, y los cuales tenían una frase de despedida a Toledo escrita por personajes del mundo artístico y político como Enrique Bunbury, Lucina Jiménez, Saúl Hernández, Martha Patricia Montero, Susana Harp, Alejandra Frausto y Emiliano Monge.

"¿Quién cuidará Oaxaca?", "Buen viaje maestro", "Oaxaca te va a extrañar" son algunas de las líneas que se leen en múltiples papalotes puestos en su honor, que el maestro goza desde el cielo.

Desde casi el mediodía que se instaló la ofrenda, que es visitada por sus admiradores o los curiosos que en el afán de conocer quién era el oaxaqueño de 79 años de edad que este jueves perdió la batalla contra la muerte.

Una de sus más grandes admiradoras, fue la señora Cristina Ruiz, quien llegó al Palacio de Bellas Artes entre algunas lágrimas que sus ojos dejaban escapar y con una hoja en sus manos en la que se leían palabras de reconocimiento y agradecimiento por su trabajo y manera de ser de Toledo.

Por lo que colocó la hoja en uno de los arreglos florales que estaban a un lado del retrato del pintor, para después emitir la frase de siempre te recordaremos, además de pedir a los familiares traer el cuerpo o las cenizas de Toledo, para darle el último adiós al oriundo de Juchitán, Oaxaca.

Es así como el Palacio de Bellas Artes despide a uno de los mejores artistas de México, pero sobre todo enaltece su legado, el cual siempre estará presente y vigente gracias a su ingenio, atrevimiento e irreverencia.