ACAPULCO, Gro., 20 de julio de 2021.- Gilberto Tapia Mendoza, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida el pasado sábado 17 de julio en Petatlán, no era becario del programa Sembrando Vida. Era un presunto sicario.

Así lo indica un reporte confidencial de las fuerzas de seguridad, al que tuvo acceso Quadratín Guerrero, que detalla que Tapia Mendoza y su familia están vinculadas al Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), en la zona del ejido de Guajes de Ayala, sierra de Coyuca de Catalán.

La ficha indica que incluso estuvo preso en el penal de Acapulco, por el delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Indica que Gilberto, alias Cachorro, fue detenido junto a su padre y a su hermano el 2 de febrero de 2020 en la comunidad del Coacoyul, del municipio de Zihuatanejo.

Gilberto fue acusado del delito de portación de una arma larga AR-15 con la leyenda Anderson MFG, Hebron.KY AM-15, calibre .223/.556 milímetros, número 14054853, con un cargador metálico con 20 cartuchos útiles.

Más información en Quadratín Guerrero