CIUDAD DE MÉXICO, 18 de diciembre de 2016.- A unos meses de dejar su cargo como Arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera aseguró que se encuentra con la conciencia tranquila al asegurar que no encubrió a ningún sacerdote pederasta.

En desayuno con motivo de la Navidad y Fin de Año, el religioso señaló que aquellas denuncias en su contra son infundadas y que las 15 denuncias que se presentaron en la Ciudad de México ya fueron resueltas en El Vaticano.

“Aquí tenemos que hacer la investigación, se manda toda la documentación a la doctrina de la fe a Roma y el Santo Padre es el que ha tomado las decisiones en esos casos tan dolorosos porque sí han sucedido aquí en México.

“Yo no he protegido absolutamente a ningún pederasta. De hecho, aquí en la Arquidiócesis al menos unos 15 sacerdotes han recibido, no solamente el juicio, sino sentencias, sentencias que afortunadamente no tenemos que dar nosotros”, comentó Rivera Carrera.

Comentó que la autoridad, después de haber desahogado las investigaciones, ha encontrado sin fundamentos las acusaciones en contra de los sacerdotes involucrados en estos casos de pederastia.

Incluso, dijo que en la Arquidiócesis se tiene tolerancia cero para este tipo de casos.

“Esta Arquidiócesis desde siempre, al menos desde que yo llegué, hemos decidido tener tolerancia cero con esos crímenes porque es destrozar la vida de un inocente, es destrozar la vida de toda una familia con actos tan detestables como es la pederastia.

“Desde hace 18 años en esta Arquidiócesis tenemos normas claras y un camino muy claro que seguir, tanto para prevenir la pederastia como para castigar a aquellos que cometen algún crimen de estos”, expresó.