CIUDAD DE MÉXICO., 13 de noviembre de 2019.- No me tembló la mano para nacionalizar los hidrocarburos y los recursos naturales de mi país y obtener y recursos para mi pueblo que llevaron a generar un Producto Interno Bruto de 40 mil 800 millones de dólares en trece años, aseveró el ex presidente de Bolivia, Evo Morales.

Al recibir el reconocimiento como huésped distinguido de la capital del país, el ex Mandatario, asilado en México, recalcó que la derecha no le perdona haber implementado programas dirigidos a los pobres y distribuir la riqueza.

Informó que durante dos décadas de neoliberalismo la renta petrolera de Bolivia ascendió a 3 mil millones de dólares, pero al ser nacionalizado el sector en el periodo que corresponde entre el 2006 al 2018 las ganancias pasaron a 38 mil millones de dólares, que representan recursos importantes para una nación de 10 millones de habitantes.

En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento dijo que tres millones de bolivianos dejaron la pobreza para ser considerados de clase media, pero advirtió que los paros nacionales están destruyendo la economía.

Reiteró que su único delito es ser el primer Presidente indígena de su país y haber donado 70 por ciento de recursos obtenidos por los procesos de nacionalización a programas sociales.

Morales llamó desde México a sus compatriotas a entablar un diálogo nacional para distender los enfrentamientos en su país y pacificar a la sociedad.

 “Tengo mucha confianza en todos los sectores profesionales y empresariales, especialmente en el movimiento campesino indígena, vamos a recuperar al democracia, quiero que sea con diálogo y concertación entre todos los bolivianos”, exhortó. 

“Debemos recuperar la democracia con diálogo... solo se garantiza la paz cuando hay justicia social y se respeta la soberanía de los Estados”, proclamó.

Evo Morales afirmó que renunció a la máxima magistratura de su país por cobarde sino para evitar enfrentamientos entre sus compatriotas.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum refirió que su administración respalda la postura del presidente López Obrador al considerar que en Bolivia se efectuó un golpe de Estado para derrocar a Evo Morales.

"Claramente y sin titubeos desde el primer momento habló de un golpe de estado en Bolivia contra el presidente Evo Morales, la exigencia de una reunión de la Organización de Estados Americanos, la reivindicación de demandar el respeto al orden constitucional y la democracia en Bolivia, y la posición clara para dar asilo político", recapituló Sheinbaum.

“Con la convicción con de que representa un pueblo libertario le decimos: bienvenido a la Ciudad de México”, refirió la morenista en la sede del Gobierno capitalino al colocar la distinción al depuesto líder boliviano.

Sheinbaum dijo que no es tiempo para ser ambivalente al momento de definir una postura en torno a la crisis que enfrenta Bolivia.

"Estoy convencida que en cualquier momento hay que defender los principios por los que uno ha luchado siempre, pero hay momentos en donde la ambivalencia, el no posicionamiento y el vacío son símbolos de cobardía"

"A todos nos juzga la historia, por eso hoy, no solo le damos la bienvenida, sino que lo nombramos, Evo Morales, huésped distinguido de la Ciudad de México", recalcó.