CIUDAD DE MÉXICO, 7 de agosto de 2021.- Ante los cambios en la dinámica de los hogares que obligó a miles de personas a permanecer en casa, muchos de los gatos que viven como mascotas experimentaron estrés ante la presencia permanente de sus dueños y, en consecuencia, están sufriendo algunas enfermedades y cambios de conducta, señaló el MVZ. Alejandro Castillo, especialista del Hospital Veterinario de la Universidad del Valle de México.

En el marco del Día Internacional del Gato que se celebra este 8 de agosto, Castillo explicó que el estrés se puede desencadenar por distintos factores como el cambio en los hábitos del paciente que, en este caso, ha sido la presencia ininterrumpida de su o sus dueños. 

De acuerdo con un comunicado, el especialista señaló que durante pandemia se observó un incremento en la adopción de gatos, esto se puede atribuir a que son más independientes, más fáciles de cuidar y de alimentar. Sin embargo, quienes los buscaron como compañía para las largas horas de encierro, posiblemente no consideraron que tienen una personalidad independiente y de tolerancia a la soledad.

Por lo anterior, el MVZ Castillo detalló que, para algunos gatos, el desapego y el hecho de que sus dueños regresen a actividades presenciales podría ser un cambio positivo y disminuiría estos problemas de estrés o de conducta.

En relación con las enfermedades surgidas por el estrés en los gatos, indicó que el estado sistémico general se podría ver afectado y provocar enfermedades gastrointestinales o hiporexia (que no quiera comer). Si están estresados, es más fácil que se enfermen de las vías respiratorias y que se complique alguna enfermedad que padezcan con anterioridad.

Por otro lado, podrían mostrar cambios de conducta, volverse retraídos, huraños o arrancarse el cabello, lo que deriva en enfermedades dermatológicas, indicó el MVZ.

Más allá de la situación ocasionada por la pandemia, otros factores también pueden desencadenar estrés en estos animales, como puede ser un cambio en la alimentación o la llegada de un nuevo integrante a la familia, otro gatito u otra mascota, por lo que el médico veterinario recomendó a los propietarios observar siempre el comportamiento de sus gatos.

Si se detectan cambios de conducta, es importante tratar de identificar si la vida cotidiana relacionada con ellos se transformó en alguna forma. Por otro lado, concretamente para evitar problemas de conducta, se pueden hacer algunas adecuaciones en el entorno que pueden ayudar, tales como el enriquecimiento ambiental, esto es, que por cada gato se tengan por lo menos dos comederos, dos bebederos, dos areneros, juguetes y lugares que se conocen como refugio, es decir, lugares altos, donde ellos puede escalar y cajas donde se pueden esconder. 

Alejandro Castillo puntualizó que es importante llevarlos a consulta al veterinario en caso de observar estos cambios en su comportamiento o alguno de los síntomas mencionados, pues la atención profesional garantizará un tratamiento adecuado para ayudarlo de manera correcta y eficaz.