CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero de 2019.- En el marco de las Audiencias Públicas para analizar la creación de la Guardia Nacional, los secretarios de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Crescencio Sandoval y de la Marina (Semar), José Rafael Ojeda, defendieron la labor de las Fuerzas Armadas y aseguraron que llevan más de 100 años como instituciones, obedeciendo al poder civil, empezando por propio el Presidente de la República.

Ante los cuestionamientos de los legisladores, sobre el riesgo de que militares integren la Guardia Nacional y se corra el riesgo de militarizar al país, los mandos castrenses aseguraron que ya llevan 18 años en estas labores y enfatizaron que no han fallado a la ciudadanía, por lo que pidieron la confianza de los parlamentarios.

"Si durante 18 años no les hemos fallado, creo que nos hemos ganado el respeto, y muchas veces con sangre, la sociedad nos respeta, ustedes nos respetan, nosotros respetamos a todos usted, por favor confíen en nosotros, nosotros no estamos simulando, estamos actuando por el bien del país, confíen en nosotros”, pidió Ojeda Durán.

Coincidieron en destacar que los militares y marinos que integren a la Guardia Nacional serán altamente profesionales, respetarán y obedecerán las decisiones de los mandos civiles que se establezcan.

Refirieron que será la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) la encargada de dirigir el esfuerzo principal en materia de seguridad pública, a través de la generación de estrategias, la planeación y la determinación de las actividades que realice la Guardia Nacional.

"La ejecución de sus funciones corresponderá a la autoridad civil de más alto rango; tal y como lo establece el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, documento rector que da origen a esta fuerza”, afirmó el titular de la Sedena, Luis Crescencio Sandoval.

Explicó también que, respecto del ámbito de competencia del Ministerio Público, la participación de la Sedena será sólo en apoyo y bajo ninguna circunstancia suplirá las funciones de esta representación social.

Insistió en que dentro de los lineamientos de operación de la Guardia Nacional, a la Sedena sólo le corresponderá ejecutar las tareas y funciones de los planes diseñados por las coordinaciones de seguridad y en apego a las disposiciones elaboradas por la SSPC.

Sandoval González destacó que para complementar la capacitación de quienes integren el cuerpo policial, se implementarán conocimientos técnico-policiales de máximo nivel, orientados al personal de Policía Militar y Policía Naval, así como al personal civil, con el objetivo, dijo, de proporcionar una sólida formación en el respeto a los derechos humanos, equidad de género, proximidad social, prevención del delito y atención a las víctimas.

El titular de la Semar aseguró que la disciplina militar y la profesionalización policial que tendrá la Guardia Nacional permitirá combatir de manera íntegra la inseguridad y violencia que vive el país, además de garantizar la paz e integridad de los ciudadanos.

Rechazó que en este eventual cuerpo policial se pretenda capacitar y preparar a sus elementos para la guerra, pues será orientado para la protección y seguridad de la ciudadanía.

"Su formación militar y profesionalización policial le permitirá colocarse como una institución respetable dentro de la sociedad a mediano plazo, que garantice resultados positivos, que se traduzcan en bienestar de la población y en condiciones óptimas para el progreso del país.

"La capacitación y organización de la Guardia Nacional no debe de entenderse como el deseo de prepararlos para la guerra, sino de infundir esa disciplina o el espíritu militar a este nuevo cuerpo policial con perfil profesional, orientado a la seguridad y protección de la ciudadanía, bajo los preceptos constitucionales, así como leyes, reglamentos y bandos civiles, es decir, disciplina militar y profesionalización policial”, enfatizó.

Ojeda Durán afirmó que la inseguridad en el país demanda contar con un cuerpo de policía profesional disciplinado, dotado de una buena arquitectura institucional y con elevados valores militares y del servicio de la seguridad pública, a fin, dijo, de enfrentar la inseguridad e inhibir la corrupción.