CIUDAD DE MÉXICO, 23 de febrero de 2020. — En el Patio de Honor del Palacio Nacional, el Gobierno de México conmemoró el 107 aniversario luctuoso de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador formalizó el nombramiento del lugar donde estuvieron presos Francisco I. Madero y José María Pino Suárez del 18 al 22 de febrero de 1913, antes de ser asesinados, como La Intendencia de la Traición.

Tras un recuento de pasajes históricos, el Jefe del Ejecutivo recordó su triunfo en las elecciones del 2018: “Quedó demostrado que el poder emana del pueblo, y solo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone en servicio de los demás”.

Resaltó que parte de la inspiración de su sexenio, son los ideales que heredaron personajes de la historia nacional como Francisco I. Madero y José María Pino Suárez.

“El gobierno actual ha retomado los ideales democráticos de Madero con el agregado de poner el mismo énfasis en el bienestar del pueblo, no solo por convicción o humanismo sino también para afianzar los cambios con el respaldo de la gente, evitar retrocesos y resistir ante cualquier reacción conservadora, no podemos soslayar la bella y al mismo tiempo lección del Maderismo, recordemos, democracia sí, pero justicia social también”, profundizó.

“Madero es mártir y héroe, místico y hombre de acción, maestro y sobretodo ejemplo de enseñanza. Estamos obligados a no olvidarlo jamás. Por eso celebro que este día estamos inaugurando su memorial en la rebautizada Intendencia de la Traición donde permaneció prisionero con el leal vicepresidente José María Pino Suárez y con el general Felipe Ángeles. Tres glorias de México. Tres gigantes de nuestra historia patria”, remató el Presidente.

Destacó los valores morales y espirituales de Madero, y lo calificó como, “Imprescindible, ese pequeño burgués, vegetariano, homeópata, abstemio, espiritista pero lleno de bondad, de aplomo y de gran vocación democrática, un hombre a la medida como lo demandaban las circunstancias”.

Reconoció los retos a los que se enfrentó a lo largo de los 15 meses y medio de Gobierno, y exaltó que, “Madero se esmeró en hacer valer la división de Poderes, lo mismo puede decirse de su respeto absoluto de las decisiones del Congreso y la libertad de prensa”.

Consideró que el mayor aporte de Francisco I. Madero fue abonar a la democracia: “Nadie como él ha creído en la democracia y se ha preocupado por hacerla realidad”.

Al finalizar el evento, se cortó el listón inaugural del Salón Francisco I. Madero en el recinto gubernamental del Centro Histórico.

El presidente López Obrador estuvo acompañado por su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, la secretaria de Gobernación (Segob) Olga Sánchez Cordero, y los titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) Luis Cresencio Sandoval, y Marina (Semar) Rafael Ojeda.