CIUDAD DE MÉXICO, 7 de julio de 2020.- En una acción curiosa, el diputado federal del PAN Alfonso Robledo presentó una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) en contra de su propia titular, Irma Eréndira Sandoval, para que ella se separe de su cargo mientras se investiga el presunto delito por omisiones en su declaración patrimonial.

Entrevistado a la salida de las instalaciones de la SFP, Robledo señaló que la funcionaria federal debe ser investigada por falsear información, ya que su patrimonio es cinco veces superior a la cantidad reportada públicamente.

Lo anterior a raíz de la información difundida que reveló que la funcionaria federal y su esposo, el investigador John Ackerman, adquirieron varios inmuebles en colonias y municipios residenciales de alta plusvalía, que ahora están valuados en más de 60 millones de pesos.

“Es una denuncia valida porque la secretaria como servidora pública falsea información en su declaración patrimonial, ella aduce ciertas gestiones legaloides para decir que en cinco de sus seis propiedades que declara, pudo haber puesto solo el valor de los inmuebles del costo de adquisición pero la verdad es que esos inmuebles ya valen mucho más”, sostuvo.

El legislador señaló que como cualquier funcionario público que incurre en una falta, debe de tener una sanción administrativa, por lo que señaló que con esta denuncia se busca que se haga una investigación y mientras esto sucede que ella se separe de su cargo.

“Tiene que separarse y en todo caso que se cumpla la ley, porque lo que está haciendo la secretaria de la Función Pública, es burlarse de la ley y de todos nosotros los mexicanos y mexicanas”, aseveró.

Destacó que si esto marcha, la funcionaria puede llegar a una sanción administrativa, que seguramente no alcanzará para la inhabilitación, pero, dijo, puede ser una sanción ejemplar, toda vez que este gobierno ha dicho estar en contra de la corrupción y el enriquecimiento ilícito.

Refirió que después puede haber otra oportunidad para que se sepa cómo es que un investigador de la UNAM, con un sueldo como tal, puede comprar una casa cada dos años.

“Aunque un sueldo de académico debería alcanzar para eso, en México eso no pasa; son aproximadamente 30 mil pesos mensuales y no hay forma de que ella se compre una casa cada dos años y la pague de contado, que es lo más extraño de todo”, enfatizó.

Sostuvo que se debe saber si ese dinero con el que obtuvo estos inmuebles, es de origen lícito y si no estuvo falseando información al SAT.

“Se debe llegar a la verdad y sancionar ejemplarmente (...). A todo el mundo le dicen que están combatiendo la corrupción, pero ellos tienen la corrupción en sus narices y no la ven, no la atacan, no la combaten y no la sancionan”, apuntó.