CIUDAD DE MÉXICO, 21 de agosto de 2016.- Luego de que el pasado 15 de agosto, el Presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, pidió a la Secretaría de Gobernación (Segob) sancionar a la Iglesia Católica por involucrarse, en lo que el legislador consideró,  “terrenos que no le corresponde”, el vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar advirtió que es muy grave llamar a la represión contra una institución que sólo ejerce dos derechos fundamentales: el de expresión y el de libertad religiosa.

A través del portal Desde la fe, la Iglesia católica criticó los señalamientos en torno a su postura por la iniciativa  a favor del matrimonio igualitario.

“Con esa declaración, lo único que hace el Sr. Zambrano es denigrar a la Cámara de Diputados que preside, pues ésta debe ser un lugar abierto para el diálogo y la conciliación de ideas, no para la represión de las mismas”, puntualizó Hugo Valdemar.

Señaló que el PRD, al cual pertenece Zambrano, ha sido un enemigo de la Iglesia y ha buscado “destruir a las familias con iniciativas a favor de la muerte, como el aborto, dar a los niños en adopción a parejas homosexuales, legalizar la mariguana y demás drogas en contra del desarrollo integral de los jóvenes, etcétera”.

En torno a los dichos por el Presidente de la Cámara de Diputados sobre que a la Arquidiócesis de México sólo le falta decir ‘Al diablo las instituciones’, el vocero recordó que fue el diputado, junto con su partido el PRD, quien aplaudió, “hasta sangrar las manos, esa exclamación de quien fuera su candidato presidencial; fue él quien apoyó el cierre ilegal de la avenida Reforma; fue su bancada la que, de forma vandálica, tomó la Cámara de  Diputados y quiso impedir la toma de posesión del Presidente elegido legítimamente; fue él y su partido quien puso en tela de juicio la legitimidad de las instituciones de las que, por cierto, viven y se enriquecen sin pudor”.

Advirtió que si alguna legislación afecta a los fieles y a sus familias, los obispos y sacerdotes no pueden quedarse mudos.

“Estas propuestas alteran los valores fundamentales de las familias mexicanas; mientras la Iglesia esté en el mundo, no le puede ser ajena la política. La única política que le debe ser ajena es la partidaria, pero no la política, que se entiende como el medio para la consecución del bien común”, precisó.

El Presidente de la Cámara de Diputados pidió que la discusión del tema de los “matrimonios igualitarios” sea incluyente y que se realicen foros y encuentros con la participación de todos los sectores, religiosos y no.

Al respecto, Valdemar criticó que primera pida no meterse en un tema que n corresponde a la Iglesia y pide a la Secretaría de Gobernación que nos sancione y que ahora llama a participar en el debate también a los sectores religiosos.

“Resulta como ese personaje cómico de la televisión que, “como dice una cosa dice otra”. Eso indica que no habla la razón sino los prejuicios, el odio que el PRD siempre ha tenido a la Iglesia, pero que pretenden esconder con una aparente apertura”.