CIUDAD DE MÉXICO, 21 de julio de 2019. — “Ni Yeidckol ni Bertha y mucho menos Mario, quieren que se incluyan a los 10 millones de morenistas que tienen el legítimo derecho de votar y ser votados en la renovación de las dirigencias en todo el país”, sentencia Alejandro Rojas Díaz Durán, senador suplente de Ricardo Monreal Ávila y consejero Nacional de Morena.

“Ni siquiera han incluido a los más de 3 millones de mexicanos que se registraron hasta diciembre de 2017, violando los derechos políticos y partidarios de ellos y de los otros 7 millones que se han afiliado en el 2018 y en lo que va del 2019”, agregó por medio de un comunicado emitido este domingo.

Rojas Díaz Durán informó que impugnó ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) “el padrón rasurado y manipulado de Morena”.

Aquí el comunicado

¿Cómo pretenden que haya una elección democrática con un padrón incompleto, rasurado, sesgado y manipulado?

Los 3 son unos sectarios, excluyentes y antidemocráticos, porque no están luchando por los derechos de las bases militantes de MORENA, para que sean incluidos en el padrón y prefieren hacer mutis sobre el asunto.

Hacen como que la Virgen les habla.

Están más interesados a ver si les llega la bendición presidencial, al mismo tiempo de que siguen construyendo sus cargadas con dirigentes -- más dignas del priísmo dinosaurico--  que en estar buscando, escuchando y defendiendo los derechos de las bases militantes de MORENA y los Protagonistas del Cambio Verdadero, que hoy los tienen conculcados y están borrados del padrón de afiliados. Para ellos, no existen y no los quieren participando en una elección interna.

Los lopezobradoristas exigen una consulta popular, no consulta cupular. Tienen todo el derecho de votar y ser votados a los cargos dentro de MORENA, desde el cargo a Presidente Nacional y a todos los demás cargos dirigentes, sobre todo a nivel municipal y de las Alcaldías de la Ciudad de México y de los Estados de la República y de la capital de la República.

Los 3 están más desesperados en búsqueda de una señal del Presidente Andrés Manuel López Obrador a su favor.

No lo conocen realmente bien: no se va a meter en la elección interna de MORENA y le dará mucho gusto que se incluyan a los 10 millones de lopezobradoristas que hay en todo el país, porque son el alma de MORENA y sin ellos no ganaremos ninguna otra elección. ¿Por qué impedir su participación? Fácil: porque son unos retrógradas antidemocráticos.

¿Si el Presidente Andrés Manuel López Obrador consulta a la gente, porque Morena no?

¿En verdad piensan que México quiere una Morena cerrada, excluyente, sectaria, autoritaria y antidemocrática?

La 4T necesita de una Morena inserta en la sociedad civil, abanderando las mejores causas de todos los sectores sociales; incluyendo y dando espacio y voz a los líderes populares; sumando y convenciendo a los escépticos y promoviendo a la juventud, a las mujeres y a los que siempre han marginado de las decisiones políticas: los más pobres y excluidos de este país.

La gente quiere tener una Morena incluyente, tolerante, plural, dialogante y muy democrática.

Morena debe ser la vanguardia de la 4a Transformación y la conciencia crítica, propositiva y constructiva del Gobierno de la República y de todos los gobiernos emanados de sus filas.

Confío en que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación les reconozca el inalienable derecho político de participación en el movimiento que es de su propiedad y que hoy está secuestrado por una cupulita de facciosos y antidemocráticos burócratas que tienen el control de los órganos y de los cargos partidistas de Morena.

A punta de votos y de participación, los vamos a poner en el lugar que les corresponde, que es el de escuchar a las bases militantes y seguir los principios democráticos de Morena.