CIUDAD DE MÉXICO, 20 de diciembre de 2018.- Juan Luis González Alcántara Carrancá reunió la mayoría calificada, es decir, dos tercios de los senadores presentes en el Pleno, por lo que se designa como nuevo Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Fue hasta la segunda ronda de votación por cédula y luego de casi una hora de receso que solicitaron los diversos coordinadores parlamentarios en ánimos de construir consensos, que González Alcántara Carrancá logró 114 votos a favor, Loretta Ortíz Alhf cinco y ninguno a favor para Celia Maya García.

El cómputo registró 124 votos de los senadores presentes en el Pleno, entre los que se registró un voto nulo y cuatro en contra. La presidencia de la Mesa Directiva instruyó a comunicarse al Presidente de la República, así como al Ministro Presidente del máximo órgano judicial.

Inmediatamente, se procedió a la toma de protesta ante el Pleno del Senado de la República, conforme lo establece el artículo 97 constitucional. El nuevo Ministro se comprometió a respetar la división de poderes y la autonomía de la Suprema Corte.

Juan Luis González es egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde concluyó sus estudios de Licenciatura, Maestría y Postgrado; también cursó estudios universitarios en las Universidades de Tufts y Harvard, en Estados Unidos; Barcelona, España; y Uppsala, en Suecia.

Se ha desempeñado simultáneamente tanto en la Academia como en el sector público, como defensor adjunto de los Derechos Universitarios en la máxima Casa de Estudios y se incorporó a la función judicial en el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, en la que fue su presidente.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Justicia del Senado de la República dijo que la función jurisdiccional ocupa un papel fundamental en la división de poderes.

Por un lado, es la más técnicamente especializada de las tres, pues exige de sus integrantes un perfil académico y profesional muy específico.

A diferencia de los integrantes de los otros poderes, señaló que el escrutinio exigido para la más alta magistratura es un procedimiento institucionalizado de evaluación de conocimientos y de trayectoria; a cargo de los representantes electos por el pueblo.