CIUDAD DE MÉXICO, 6 de septiembre de 2018.- Un grupo plural de senadores de Morena, PAN, PT, Movimiento Ciudadano y sin partido, van en este periodo ordinario por impulsar la aprobación de un proyecto de decreto por el que se abroga la polémica Ley de Seguridad Interior.

A nombre de Alejandro González Yáñez (PT), Clemente Castañeda, Dante Delgado, Patricia Mercado, Indira Kempis, Samuel García, Verónica Delgadillo, José Ramón Enríquez (todos de Movimiento Ciudadano), Gustavo Madero, Xóchitl Gálvez, Gloria Elizabeth Núñez, Minerva Hernández Ramos (del PAN) y José Narro Céspedes (Morena), el senador sin grupo parlamentario Emilio Álvarez Icaza presentó en tribuna la propuesta con la premisa de que mientras continué la militarización no podrá empezar a construirse la paz y la reconciliación.

Desde tribuna, aludiendo al comunicado emitido por el Colectivo #SeguridadSinGuerra, emitido el 28 de agosto de 2018, en el que exige la abrogación de la Ley de Seguridad Interior, así como una propuesta de plan responsable de retiro gradual de las Fuerzas Armadas, criticó un tema no reconocido el Estado mexicano en materia de desplazamiento interno.

El legislador sin partido manifestó su preocupación de que funcionarios que minimicen este tipo delitos afirmando que se trata de hechos aislados y se criminaliza a las organizaciones que documentan abusos militares y representan a víctimas.

De acuerdo al documento turnado para dictamen a las comisiones Unidas de Seguridad Pública y de Estudios Legislativos, en un segundo artículo transitorio propone que “el Congreso de la Unión expedirá, en un plazo no mayor a 180 días naturales, un programa calendarizado para la paulatina desmilitarización de las tareas de seguridad pública conforme las condiciones de cada entidad federativa.”

Este programa deberá ser acompañado de un plan de certificación, capacitación y profesionalización de las instancias de procuración de justicia conforme lo señala la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Álvarez Icaza aclaró que no se trata de un tema que tenga que ver con la actuación de las Fuerzas Armadas, por el contrario, dijo que “son las instituciones más confiables y se deben de cuidar”.

Arguyó que es necesario abrogar la Ley de Seguridad Interior al no ser un marco jurídico que el país requiere para lograr el proceso de pacificación, sino lo opuesto.

Y recordó que esta ley está fuertemente cuestionada por organismos de derechos humanos, civiles, nacionales, autónomos, internacionales e intergubernamentales y otros con los que México tiene competencia.