CIUDAD DE MÉXICO., 24 de abril de 2020.- En las aduanas de México el problema es la corrupción y representan una asignatura pendiente que no hemos podido limpiar, mientras que en el caso de los homicidios dolosos no hemos logrado disminuirlos, reconoció el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. 

En la conferencia de prensa en Palacio Nacional, López Obrador refirió que su administración enfrenta lo que llama “graves problemas” que le fueron heredados por los sus antecesores en el Gobierno Federal. 

“En el robo de vehículos, robo general y secuestros hemos tenido una disminución pero seguimos padeciendo enfrentamientos de bandas que disputan plazas y rutas para el trafico de drogas” recalcó. 

López Obrador refirió que no existe ingenuidad de su parte al exhortar a los delincuentes para que depongan sus conductas delictivas, porque él cree que no debe existir el contubernio entre delincuentes y autoridades, además del la política de abrazos, no balazos. 

“En el caso de las aduanas viene una limpia, el Director de las aduanas (Ricardo Ahued) es una gente integra y honesta, pero las aduanas son un monstruo de 100 cabezas, como ejemplos está Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Tijuana. 

“Se fueron haciendo costumbre actos de inmoralidad y de influyentismo, desde el 2000 no se habían registrado cambios”, acotó el Presidente. 

López Obrador informó que fue Ricardo Ahued quien le solicitó regresar a su curul en el Senado y dejar la dirección de aduanas.