CIUDAD DE MÉXICO, 28 de enero de 2021.- Es necesario que las autoridades de nuestro país se mantengan alerta ante el nuevo panorama que enfrentarán los migrantes mexicanos con la llegada del demócrata Joseph Biden a la Presidencia de los Estados Unidos de América, a fin de brindarles apoyo y evitar que se vulneren sus derechos humanos, planteó Carlos Martínez Assad, profesor emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Al participar en el Seminario Permanente de Cultura y Derechos Humanos, organizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el también integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) propuso que los países de tránsito y destino de personas migrantes, como México, realicen campañas de comunicación entre su población sobre las implicaciones que tiene dicho fenómeno, a fin de proteger la integridad y dignidad de quienes dejan sus lugares de origen para buscar un mejor nivel de vida.  

Martínez Assad, quien impartió la conferencia magistral ¿Quién defiende los derechos humanos de migrantes y refugiados?, llamó a aprovechar el alcance de los medios de comunicación y las redes sociales para sensibilizar a la sociedad sobre la vulnerabilidad y peligros que enfrentan las personas migrantes, lo cual ayudaría a erradicar situaciones de discriminación y xenofobia que, incluso, los obligan a vivir fuera de las grandes ciudades.  

En el caso particular de México, señaló, recientemente se pudo apreciar que “en lugares como Tabasco, como Chiapas, los que llegan tienen que agruparse en una suerte de ciudades perdidas junto a las ciudades establecidas, porque no encuentran acomodo de ninguna manera”, por lo que resulta necesario que los gobiernos se apoyen en la sociedad y en los medios de comunicación para otorgar apoyo y asistencia a quienes se encuentran en contexto de movilidad, además de explorar otras experiencias a nivel internacional para analizar la migración centroamericana. 

Durante el encuentro, en el que estuvo acompañado por la Directora General de la Quinta Visitaduría de la CNDH, Elizabeth Lara Rodríguez y de la Directora de Diseño y Desarrollo Educativo de la CNDH, Sandra Morales Ojeda, Martínez Assad propuso efectuar campañas de difusión más amplias que impidan distorsionar la imagen del fenómeno migratorio, logrando con ello una mejor convivencia con las personas que arriban o cruzan el territorio nacional con la esperanza de encontrar mejores oportunidades de vida y empleo, para ellos y sus familias 

Por último, tras indicar que en lugares como Medio Oriente y Europa las personas migrantes y los solicitantes de refugio enfrentan severos obstáculos para ejercer sus derechos humanos, el investigador universitario reconoció el trabajo y la actuación de las organizaciones no gubernamentales, cuya labor –subrayó- es vital para que puedan acceder a servicios básicos de alimentación, salud y educación, al tiempo de recordar que, de 80 millones de personas que integran la población refugiada a nivel mundial, la mitad son niños, niñas y adolescentes, por lo que es una obligación humanitaria integrarlos a través de diferentes mecanismos. 

El Seminario Permanente de Derechos Humanos y Cultura, inaugurado el año pasado por la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, tiene como objetivo involucrar a más personas en el conocimiento y ejercicio de sus derechos humanos, por lo que cuenta con la participación de diferentes especialistas, defensores y público en general.