CIUDAD DE MÉXICO, 5 de febrero de 2020.- "Me dieron por muerto",  describió el periodista Paul Velázquez Benítez al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tras el ataque con arma de fuego que sufrió luego de haber denunciado en Palacio Nacional al alcalde de Ahome, Sinaloa, por corrupción.

Después de 22 días en terapia intensiva, el periodista narró en la conferencia matutina de este miércoles su viacrucis en Sinaloa para poder hacer su trabajo.

"Solo por denunciar los fraudes que se hacen en las arcas públicas", manifestó directo al Jefe del Ejecutivo.

"Mientras en otros países se premia a los periodistas, en México los gobernantes corruptos nos la quieren cobrar con la vida. Presidente, nos están matando", agregó en el Salón Tesorería.

Ha pasado poco más de un mes de la agresión en Los Mochis y el periodista acusó que en Sinaloa “parece que las investigaciones no han iniciado... He denunciado al alcalde como el actor intelectual”, en alusión a Manuel Guillermo Chapman Moreno.

Por lo que López Obrador le pidió que se ponga de acuerdo con Jesús Ramírez, coordinador de Comunicación Social de la Presidencia, para un enlace directo con el fiscal general de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero.