CIUDAD DE MÉXICO, 11 de junio de 2017.- El procurador General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México, Rodolfo Ríos, señaló que la madre que presuntamente privó de la vida a sus tres hijos en la Delegación Magdalena Contreras presentó tres denuncias por abuso sexual en contra del padre de los infantes, pero en ninguno de los expedientes se logró acreditar los delitos.

“Si fuera lo contrario, por supuesto que el papá hubiera sido consignado y estaría interno en alguna cárcel”, refirió el Procurador, en una entrevista a varios medios de comunicación.

Ríos refirió que previo al multihomicidio, existió una resolución de parte de una jueza familiar, quien resolvió retirar la guardia y custodia de los menores a la madre, e incluso la resolución contempló la prohibición de que los abuelos maternos pudieran acercarse a los niños.

La madre también recurrió a un amparo el cual no le fue favorable. Y la abuela materna, quien sobrevivió a la ingesta de medicamentos, que llevaron presuntamente a la muerte de los tres menores, su madre y al abuelo materno, se encuentra recuperándose en un hospital y no ha podido declarar por los hechos ocurridos la noche del pasado 7 de junio, informó el Procurador.