CIUDAD DE MÉXICO, 9 de noviembre de 2016.- Ante la incertidumbre reflejada en los mercados financieros internacionales por el proceso electoral de Estados Unidos y el triunfo del republicano Donald Trump, el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, aseguró que México está en una posición de fortaleza para enfrentar el entorno debido a su estabilidad macroeconómica lograda a partir de la aplicación de política fiscal y monetaria responsable, prudentes y oportunas.

En el contexto de las variables económicas experimentadas por el país, como la volatilidad y el tipo de cambio, el titular de la SHCP señaló que el funcionamiento de los mercados se han mantenido ordenado, pues el resultado de la elección de EU no implica un impacto inmediato en el marco normativo que regule el comercio de bienes y servicios, el flujo financiero o la capacidad de las personas para viajar entre ambos países.

Destacó la fortaleza fiscal reflejada en un incremento de casi cinco puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB), de recaudación tributaria entre 2008 y 2015, y en un programa de consolidación fiscal consistente con la Ley de Ingresos para el 2017, misma que ya fue aprobada por el Congreso en tiempo y forma.

De este último punto, subrayó que el superávit primario que contempla para el próximo año permitirá establecer el nivel de deuda pública a PIB; y una estrategia de manejo de deuda que no requerirá que el Gobierno federal recurra a los mercados internacionales en lo que resta de 2016 y en todo 2017.

“Nuestro marco de finanzas públicas y nuestra fortaleza de las instituciones públicas y privadas nos permiten evitar reacciones prematuras que se adelanten a hechos hasta ahora desconocidos”, expresó Meade un mensaje conjunto –sin aceptar ronda de preguntas y respuestas– con el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens Carstens, en el Salón Panamericano del Palacio Nacional.

Sobre el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex), presentado de forma anticipada, aseguró que contempla también un superávit primario e inflación baja de alrededor de tres por ciento con expectativas bien ancladas, dentro del rango efectivo del Banxico.

“Tenemos reservas internacionales por un monto de 175.1 miles de millones de dólares, lo cual es suficiente para cubrir la totalidad de las tenencias de inversionistas extranjeros en deuda interna denominada en pesos”.

Sin embargo, Meade Kuribreña recordó que México cuenta con línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 86.2 mil millones de pesos, un sistema bancario con un nivel de capitalización de 14.9 por ciento y suficiente liquidez.

El compromiso que hacen las autoridades del país es que a medidas que obtengan información adicional y estando vigilantes del entorno del mercado financiero se procederá a ajustar la política fiscal, monetaria y comercial, buscando preservar los fundamentos macroeconómicos sólidos para retomar y mantener el valor del peso mexicano.

Añadió que el país goza de un sistema financiero bien capitalizado, solvente y sin problemas de liquidez, todo gracias a un contexto de reformas estructurales.

“México ha vivido en el pasado retos de volatilidad y hemos enfrentado en unidad aprovechando nuestras solidez económica y tomando decisiones correctas de política, está no habrá de ser la excepción”, remató.