CIUDAD DE MÉXICO, 13 de enero de 2022.- Frente al manejo erróneo de las aduanas por parte de las Fuerzas Armadas, la senadora del PAN, Gina Andrea Cruz Blackledge, advirtió un camino hacia un modelo autoritario, cerrado y opaco.

La panista urgió a que se debe dar claridad a las reglas aduaneras y con ello evitar posibles prácticas de corrupción, tanto en el régimen de elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado como en el régimen de recinto fiscalizado estratégico.

Ante el Pleno de la Comisión Permanente, la también presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte del Senado de la República, impulsó una iniciativa de reforma a los artículos 135 y 135 B de la Ley Aduanera, en materia de recinto fiscalizado y recinto fiscalizado estratégico, con la que se pretende dar claridad a la operación en ambos tipos de recintos.

“El sentido de la iniciativa es dar claridad a las reglas aduaneras, como un paso importante para hacer frente a posibles prácticas de corrupción, y para transparentar plenamente lo que sucede en nuestras aduanas”, explicó la senadora por el estado de Baja California.

La ley vigente no prevé de manera clara los supuestos bajo los cuales determinadas mercancías no pueden ser objeto de cada régimen, abundó.

Esta ambigüedad puede tener consecuencias adversas para las buenas prácticas comerciales, por ello, para especificar a detalle las mercancías que no podrán ser objeto de ambos regímenes, propongo dar claridad a las normas y certeza en materia de buenas prácticas comerciales, indicó la panista.

Gina Cruz advirtió que la militarización de las funciones esenciales del Estado mexicano se ha comprobado que es un camino equivocado, y es el camino hacia un modelo autoritario, cerrado y opaco.

Las Fuerzas Armadas de tierra, aire y mar tienen funciones esenciales de salvaguarda de la seguridad interior no pueden, bajo ninguna circunstancia, suplantar a las instituciones civiles que tienen como función velar por la seguridad pública y en el orden federal, garantizar el pleno dominio del Estado sobre su propio territorio, lo que en el fondo constituye a la soberanía, señaló.