El Metro circulaba a toda prisa cuando las trabes se vencieron y los vagones se desplomaron entre una estruendo y una nube de humo