CIUDAD DE MÉXICO, 1 de septiembre de 2016.- “Nunca comprometí el que no fuera a incrementarse la gasolina, lo que sí comprometí es que habría reducción en las tarifa de luz eléctrica, telefónicas y del gas LP”, se contradijo el presidente Enrique Peña Nieto, a pregunta expresa a través de redes sociales.

En el marco de su Cuarto Informe de Gobierno, el Ejecutivo federal cambio su discurso de principios del año pasado, cuando aseguró que "gracias a la Reforma Hacendaria, por primera vez en cinco años, ya no habrá incrementos mensuales a los precios de la gasolina, diésel y gas LP".

Al sostener un encuentro con jóvenes en el Palacio Nacional, Peña Nieto dijo que hay distorsiones a lo que su gobierno comprometió y precisó que en 2015 dijo que se habían acabado los llamados gasolinazos, pero que sólo se refería para el resto de ese año.

El Presidente de la República explicó que lo que se busca es que el precio de la gasolina esté sujeto a la libre competencia como ocurre en otros países.

“México es de los pocos países que pone un precio fijo a la gasolina”, refirió sobre el subsidio que dedica el gobierno al combustible, el cual aseguró que anteriormente representó 300 millones de pesos al año.

El titular del Ejecutivo federal comentó que somos uno de los país que más consume gasolina, más de 350 litros anualmente, donde por cada millón de habitantes existe 90 gasolineras, en comparación con Estados Unidos, donde hay 400.

Por ello, sostuvo que esto significa que existe mayor competencia y es lo que debe regular que haya mayor o menor precio.

Mensaje de 2015:

" alt="" />