CIUDAD DE MÉXICO, 25 de abril de 2019.- La Ofrenda 4, localizada en La Venta, Tabasco, una de las primeras representaciones de una procesión en Mesoamérica que cobró vida para impulsar de la mano de la senadora de Morena, Jesusa Rodríguez, la iniciativa de Ley Federal para el Fomento y Protección del Maíz Nativo.

La ofrenda olmeca compuesta de 22 objetos, de los cuales 16 son figuras humanas y seis tienen la forma de hachas delgadas con cortes longitudinales, con esgrafiado, considera que si se muere el maíz no sólo se mueren los mexicanos, sino toda la humanidad, según la traducción que la morenista hizo de una de las estatuas que le habló.

Junto con la senadora Ana Lilia Rivera Rivera, consideran que México es centro de origen del maíz y en el país evolucionaron a través de miles de años unas 64 especies diferentes.

Es por ello que se propone la expedición de una Ley Federal para el Fomento y Protección del Maíz Nativo, cuyos objetivos son: declarar al maíz nativo como Patrimonio Alimentario Nacional, fomentar su desarrollo sustentable, promover su productividad, competitividad y biodiversidad, así como las actividades de los productores originarios.

Además, establecer los mecanismos de protección al maíz nativo, en cuanto a su producción, comercialización, consumo y diversificación constante. Como parte de ésta propuesta, se contempla proteger el cultivo del maíz nativo mexicano que permita a la población ejercer su derecho a la alimentación y enfrentar el cambio climático mediante su uso racional y equitativo.

Reconoce también el derecho de todas las personas a una alimentación adecuada en condiciones de no discriminación y a consumir productos derivados del maíz libres de organismos genéticamente modificados.

Para coadyuvar a la adopción de las políticas y programas públicos necesarios, se crea el Consejo Nacional del Maíz (Conam) como órgano de consulta del Poder Ejecutivo Federal en la coordinación, planeación formulación, ejecución y evaluación de los programas que se establezcan en materia de protección del maíz nativo.

Mediante esta ley se creará un Programa Nacional de Semillas, el cual estará a cargo de la Sader con la coadyuvancia y supervisión del Conam, con lo que se pretende crear Bancos de Semillas para el almacenamiento, mejoramiento y preservación del hábitat y de las tierras; el fomento a la diversificación del maíz y constituir un activo frente al cambio climáticos.

También, asegurar el abasto de semillas en condiciones de equidad, proteger y fomentar el maíz libre de Organismos Genéticamente Modificados, garantizar la eficiencia, productividad, competitividad, sanidad y biodiversidad del maíz y de sus productores e impulsar la investigación y el desarrollo de tecnología necesaria para conservar las características del maíz nativo.