CIUDAD DE MÉXICO, 8 de octubre de 2021.- Aunque no pudo enamorar a la musa inspiradora, el multinstrumentista Pablo Gómez Molina se conquistó asimismo con su álbum debut como cara de un proyecto: Como Ateo en el Amor, de 10 melodías.

El español tiene una amplia trayectoria musical y ha acompañado, entre muchos otros, a Rosalía, Jorge Pardo y María José Llergo y ahora resuena la música solo, “después de un tiempo de introspección, buscándome, intentando saber quién soy cantando y quitarme mis prejuicios a la hora de desnudarme conmigo mismo”.

Y ahora, luego de quitar las capas de juicios hacía el mismo e inconvenientes que él se puso, le gusta el resultado, “porque a final de cuentas acabo siendo yo y es un proceso como de aceptación: el cantar lo veo casi casi como un trabajo introspectivo, en el que básicamente me acepto”.

El otro amor que buscó en este proceso como solista, no se cumplió, pero fue lo que lo inspiró para flechar a Como Ateo en el Amor, que es el nombre que da título al disco y a un single y es porque intentó, de alguna manera, conquistar a una chica.

“Fue por quien empezó toda esta historia y resultó que después de hacerle este tema, de implicar a un montón de gente, de haberme atrevido a cantar, se lo entregó hasta donde ella vive, en el sur de España y resulta que sigue sin hacerme ni caso, pero no creer en el amor sería una estupidez, porque el amor está en todos lados”.

Desde Barcelona, España y vía Zoom, Pablo luce contento por el lanzamiento y su actual single, Lilith, en el cual lo acompaña Silvia Pérez Cruz, quien “canta impresionantemente bien y esa canción es la que le da básicamente el giro a la trayectoria del disco, que iba en un sentido de hablar siempre del amor hacía las mujeres, hacía mis parejas, hacía mis amantes, mis historias y en ese transcurso del disco, mi madre falleció.

“Entonces, digamos que Lilith y Lost Looks (último track) son un homenaje a la muerte y Lilith, es como decirle a la cara: se que existes, se que estás, se que eres mi amante, se que acabaré contigo, tú me serás fiel, acabarás conmigo, pero déjame llegar tarde a la cita”.

Y como simple escucha, el español diría que Como Ateo en el Amor es como una banda sonora de serie de Netflix, porque no la encasilla en el pop ni en lo que tenga que ver con música bailable, puesto que lo siente más como música incidental y de imagen.

Este diciembre, Pablo Gómez Molina aterrizará en México, país del que le inspira la música de Natalia Lafourcade y donde ya tiene una fecha pactada, el 5, en el Foro del Tejedor.