Oaxaca, gran pendiente de los gobiernos

Se percibe que el discurso presidencial de Enrique Peña Nieto en el sexto informe de Gobierno y el del gobernador de Oaxaca,  Alejandro Murat Hinojosa, en la conmemoración del primer aniversario del terremoto del 7 de septiembre de 2017, como muchos otros que han pasado a través de los años, ambos mensajes dejan que desear, pues la firma Regalado & Galindo Abogados, en representación de los afectados por los sismos del municipio de Unión Hidalgo, Oaxaca, ha entablado varios juicios de amparo contra el titular del Ejecutivo, el gobernador de la entidad, la Segob de Alfonso Navarrete Prida, la Sedatu de Rosario Robles Berlanga, la SEP de Otto Granados Roldán, el Fonden y el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) de Virgilio Andrade Martínez, por la falta de atención en la demolición, reconstrucción y el desvío de recursos destinados a los damnificados, que a la fecha no se sabe a dónde fueron a parar, pero se está “investigando”.

Edward Martín Regalado, directivo del despacho de abogados, señaló que será el Juez Décimo Primero de Distrito en materia Administrativa de la Ciudad de México, Fernando Andrés Ortiz Cruz, quien emitirá la sentencia en el juicio de amparo que promovieron contra las autoridades federales, estatales y municipales por omitir tomar acciones inmediatas, reales y eficaces ante la emergencia.

Los demandantes solicitan un nuevo censo ante los miles de réplicas que se han venido registrando desde hace poco más de un año; la completa reconstrucción de la Secundaria Técnica 33, las oficinas de gobierno, la iglesia y que no se les entreguen láminas para la reconstrucción por las características del municipio, ubicado a 21 kilómetros de Juchitán, muy cerca de la zona conocida como “la ventosa”, que registra fuertes vientos y vuelas las láminas.

Esa zona zapoteca, conocida como Ranchu Gubina, ubicada en el Istmo de Tehuantepec, de poco más de 15 mil habitantes y más de cuatro mil casas, quedó devastada en más del 70 por ciento de las viviendas, escuelas y edificios públicos, y los habitantes, a un año de la tragedia, viven en la incertidumbre pues saben que inició una reconstrucción, pero no cuándo terminará.

Además, los pobladores demandan se les entreguen los magros recursos desaparecidos que evidentemente no alcanzan para hacer una reconstrucción, pero que de alguna manera les ayuda a solventar los gastos ante la falta de empleo y oportunidades.

El censo de la Sedatu revela que en dicho municipio fueron afectadas dos mil 811 casas, de las cuales el 67 por ciento, es decir, mil 883 sufrió pérdida total y el resto parcial. En tanto, Bansefi reconoció que le falta entregar recursos a más de tres mil damnificados. ¿Será una herencia para AMLO?.

El automóvil se transporta en buque al exterior, pero aquí pierde caballos de fuerza

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) de Eduardo Solís, en su último reporte mensual informa que los puertos mexicanos han registrado un considerable incremento en el movimiento de carga automotriz en los primeros siete meses de 2018 comparados con enero-julio de 2017. El puerto de Veracruz, con mucho el más importante, pasó de 588 mil 254 unidades a 611 mil 270 unidades transportadas en dicho periodo; Lázaro Cárdenas pasó de 216 mil 495 a 262 mil 749 unidades; Altamira, pasó de 96 mil 781 a 143 mil 016 unidades; le sigue Mazatlán con 34 mil 378 a 46 mil 232 unidades. Sorprende en las cifras la terminal de Tuxpan, con un considerable crecimiento de 385.5 por ciento en el flujo automotriz, al pasar de 9 mil 294 a 45 mil 127 unidades; Acapulco creció de 25 mil 50 a 27 mil 388 unidades y por último Manzanillo que pasó de 10 mil 845 unidades a 14 mil 278. Así, se percibe que la bonanza continua para la industria automotriz mexicana, al menos hasta que termine la presente administración, pero habrá que esperar el resultado de la renegociación trilateral del TLCAN y ver los efectos de las nuevas reglas de origen para el sector automotor pactadas con EE. UU., además de la política económica que seguirá AMLO.

En contraste, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), de Guillermo Prieto Treviño, reporta que el mercado interno sigue en picada, pues en agosto registró ventas de 118 mil 715 autos ligeros nuevos, lo que representa 5.3 por ciento menos que las unidades vendidas en agosto de 2017. Con esto suman 913 mil 726 vehículos comercializados en este año, con un descenso de 7.8 por ciento en el acumulado respecto al mismo periodo de 2017.

Se avecina turbulencia en Aeroméxico

Resulta qué a la principal aerolínea del país, Aeroméxico, de Andrés Conesa, le soplan vientos de la temporada que podrían generar turbulencias, pues la Asociación Sindical de Pilotos y Aviadores (ASPA) y los pilotos de la firma emplazarán a huelga para el próximo primero de octubre, por violaciones al contrato colectivo de trabajo derivado de los cambios anunciados por la empresa respecto a la presencia de un tercer piloto a bordo de las aeronaves y el despido de los tres pilotos que participaron en el accidente ocurrido en Durango… Aeroméxico por su parte, sostiene que es falso que viole el contrato colectivo de trabajo con ASPA, toda vez que no retiró a sus pilotos la prestación de Tripulante Viajando en Cabina (TVC); ellos, como el resto de los tripulantes elegibles, continúan disfrutando de ese beneficio. Según la empresa, acata la circular obligatoria CO AV-55/18 emitida por la Dirección General de Aeronáutica Civil, que luego del percance en Durango prohibió el uso de esta prestación únicamente para viajar en la cabina de pilotos. Esta nueva circular obligatoria aplica a todos los concesionarios de transporte aéreo en el país. ¡Veremos¡