CIUDAD DE MÉXICO, 1 de noviembre de 2018.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF), reveló que se encontraron irregularidades en el gasto de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco por al menos 327 millones de pesos y que corresponden al 2017.

Lo anterior, de acuerdo al segundo paquete de Informes Individuales Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2017, entregados por la ASF a la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, en donde, el órgano fiscalizador revisó las cuentas del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y del Fondo Nacional de Infraestructura para el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

De acuerdo a los informes de auditoría de cumplimiento financiero e inversiones físicas, se analizaron las inversiones en la construcción de la Barda Perimetral; los avances en las pistas 2, 3 y 6;  las calles de rodaje; caminos internos, el sistema de drenaje pluvial; los trabajos de limpieza y nivelación; la carga, acarreo y descarga de materiales; así como los trabajos de colocación de pilotes para la Torre de Control y el Edificio Terminal; entre otros aspectos.

En lo que respecta a la construcción de la barda perimetral, a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el Grupo Aeroportuario no verificó que la cotización de materiales correspondiera a precios de mercado, lo que provocó que se elevaran los costos.

El documento señala también, que en obras similares el precio del encarpetado por metro cuadrado, es 200 pesos menor al contemplado en el convenio entre el Grupo Aeroportuario y la Sedena.

Mientras que, en el trazo y nivelación del área de la barda, también se encontró posible daño a la Hacienda Pública, a través del Fideicomiso del Nuevo Aeropuerto, por más de 21 millones de pesos, a causa de precios inflados.

Se detectó la contratación de proveedores ajenos a la Sedena; que esa dependencia no tenía la capacidad técnica, material ni humana para hacer dicha obra; trabajos fuera del convenio y sin planes de ejecución; sobre costos por más de 38 millones de pesos en la carpeta asfáltica; 22 millones más, por malas cotizaciones en materiales y trabajos; por cambios en la construcción, reparaciones del camino perimetral; y por servicios de supervisión no acreditados.

También se acreditó que el Grupo Aeroportuario hizo pagos irregulares por más de 13 millones de pesos, por trabajos no previstos en los contratos; y otros cinco millones por compras mal cotizadas.

Por lo anterior, la Auditoría resolvió iniciar promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria a integrantes del Grupo Aeroportuario que no verificaron si Sedena tenía o no la capacidad para encargarse de la barda del NAIM. Sin embargo, en el transcurso de la revisión, la ASF indicó que se determinaron recuperaciones económicas concretas y probables por más de 135 millones 600 mil pesos.

En lo que se refiere a los Pilotes para la Torre de Control, el Edificio Terminal, y el Centro de Transporte Terrestre Intermodal, la ASF encontró compras no previstas con un costo de más de 74 millones de pesos, en tanto, por la integración incorrecta de cantidades en la perforación y demás tareas para la colocación de pilotes, se pagaron de manera irregular otros cuatro millones de pesos.

Sobre la revisión de las obras de limpieza, nivelación, instrumentación geotécnica de la Pista 6, pavimentos para caminos provisionales primarios y secundarios, bordos de canales, drenes y lagunas de regulación, la ASF señaló que hubo irregularidades por casi 87 millones de pesos.

Mientras que en los trabajos de carga y descarga de materiales, desperdicios, desazolve  y drenaje pluvial temporal, el documento menciona que no se acreditó que se haya verificado la calidad del tezontle utilizado; y se desperdiciaron al menos de 7 millones de pesos por diferencia entre los volúmenes de materiales pagados y los utilizados.