CIUDAD DE MÉXICO, 7 de febrero de 2019.- Por los casi 312 kilómetros de longitud del poliducto Tuxpan-Azcapotzalco fluyen diariamente 170 mil barriles de combustible, lo cual convierte a esta vía de distribución de energéticos en una de las más vulnerables de Pemex para el robo de hidrocarburos, tan sólo en enero pasado, en el transcurso de una semana, fue saboteada en al menos cinco veces esta red; la intención fue evitar y retrasar el abasto de gasolinas a la Ciudad México y la parte de la zona metropolitana.