CIUDAD DE MÉXICO, 30 de agosto de 2019.- Hasta 16 números de teléfonos móviles se han encontrado en casos de secuestros donde los grupos delictivos realizan las llamadas, por ello el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, pidió a los senadores de Morena regular la compra de tarjetas prepago.

"Compran en grandes cantidades en cualquier tienda de conveniencia el celular, te hablan para extorsionarte y lo tiran y al echarlo al río perdemos el proceso de seguimiento de geolocalización", advirtió.

El senador con licencia subrayó que es elemental que se sepan quiénes compran sin pedir nada especial como identificación oficial o familiares de contacto porque no se puede seguir avanzando con estos delitos que se operan por estas vías.

En una reflexión en el segundo día de los trabajos de la Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario de los senadores de Morena, Durazo conminó a considerar reformas imprescindibles en materia de seguridad, como la de ampliar el catálogo de delitos que requieren prisión preventiva oficiosa pues quedaron fuera actividades ilícitas como la extorsión y robo a autotransportes.

“Hoy detenemos a un extorsionador y mañana nos lo encontramos en la calle haciendo exactamente lo mismo y pasa igual con el robo de auto transportes en el tramo de México-Veracruz, particularmente Puebla”, alertó.

El titular de la SSPC instó a estandarizar a nivel nacional los tipos penales para acabar con el turismo delictivo, donde un secuestro se comete en una entidad, se llevan a la víctima a otro y llaman de otro estado para cobrar la recompensa.

Mientras más estados se agreguen por la diferencia de los tipos penales, más complejo sustentar la denuncia. “Secuestran en Jalisco, ocultan a la víctima en Michoacán y nos llaman de Guanajuato, ¿dónde denunciamos, dónde procedemos?”, cuestionó.

El funcionario federal consideró que la maximización de las penas resuelva los problemas de inseguridad, sin embargo, dijo que en una circunstancia como la que se vive en el país, es una medida imprescindible.

“Evaluaremos posteriormente, una vez que estabilicemos los niveles de violencia a estándares razonables, en ese momento revisar lo que se tenga que revisar”, reiteró al afirmar que el gobierno no se dedicará a administrar la inseguridad y la endeble seguridad que tiene México, sino se aspira a construir todos los instrumentos que requiere el Estado para optimizar la eficacia de sus recursos en la materia.