CIUDAD DE MÉXICO, 21 de noviembre de 2020.- Luego de que este viernes se anunció que no procedió su petición de inhabilitar a Ignacio Rivero por una jugada en duelo amistoso Cruz Azul-México Sub23, donde se lesionó de gravedad su jugador Alexis Vega, Chivas se recuperó este sábado y avanzó a la Liguilla del Guardianes 2020, tras no hacerlo desde 2017.

Con mucha tensión y en duelo de Repechaje cerrado, con pocas opciones de gol, en el Estadio Chivas, el Rebaño Sagrado, jugando a un nivel bajo y ante un Necaxa más débil, festejó la clasificación.

En el primer tiempo, Guadalajara tomó el papel del protagonistas, aunque sin claridad y fallando el último toque, mientras Necaxa, replegado, como cazando al contragolpe, apenas superó la mitad del campo.

Y así, con juego trabado y sin opciones de gol, de acuerdo a dos equipos de media tabla, el local lugar 7 y el visitante 10, los primeros 45 minutos se iban lento, sin emociones, pero al 42', luego de pared, el defensa Sepúlveda cruzó raso al poste y se perdió el primer gol para Chivas.

La segunda mitad siguió en la misma línea, Rayos como el equipo que esperaba y Guadalajara intentando, con poca calidad y muchas limitaciones, hasta que al minuto 54, tras toque dentro del área para Angulo, dejó correr el balón, dribló a un rival, definió raso y pegado a un palo para el 1-0.

Y ante un Necaxa que se murió de nada, mostrando poca intensidad y falta de juego en conjunto, Chivas no intentó matarlo atacándolo, sino que sólo sobrellevó los minutos finales, aunque acabó pidiendo la hora, por centros, sin efectividad, de su rival.