CIUDAD DE MÉXICO, 29 de octubre de 2018.- La presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, aseguró que su partido esperará a la entrada del nuevo Gobierno y las decisiones que tomen como tal, respecto a la cancelación de la obra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM) en Texcoco, para estudiar las acciones jurídicas que podrán interponer.

Explicó que en este momento no pueden llevar a cabo ninguna acción legal ya que la llamada consulta que se realizó en días anteriores, no es impugnable, pues no se realizó en los términos establecidos en la Constitución, por lo que su resultado no es vinculatorio para tomar una decisión de esa naturaleza, además, de que el nuevo gobierno todavía no entra en funciones.

“Tenemos que esperar a que haya actos que puedan ser impugnables, precisamente algo que subraya el carácter legal y violatorio de la Constitución de este ejercicio, es que no fue celebrado conforme a los términos constitucionales y, por tal, no puede ser impugnable.

Lo que sí puede ser impugnable eventualmente, es la decisión que tome el futuro gobierno de cancelar, con base en esta consulta, el proyecto del Aeropuerto de Texcoco, una vez que haya actos que puedan ser impugnables, veremos cuáles son las avenidas legales para impugnar”, sostuvo.

Entrevistada durante la inauguración de la ofrenda por el Día de Muertos en la sede nacional, Ruiz Massieu reiteró que, es inquietante que se haya llevado a cabo un ejercicio disfrazado de consulta popular y que se le quiera dar carácter vinculante a los resultados, cuando no puede ser así pues no se realizó con los requisitos legales establecidos en la Carta Magna.

“Hoy lo que vimos fue un ejercicio al que convocó un grupo de personas que no tienen una personalidad jurídica para poder convocar a una consulta jurídica, a una consulta popular que tenga vinculatoriedad jurídica”, señaló.

Asimismo, destacó la incertidumbre que provoca el anuncio de la cancelación de una obra de esta magnitud, pues, dijo, es una decisión que de llevarse a cabo afectará el futuro del país y las futuras generaciones, ya que no solo se perderán miles de empleos, sino también competitividad, y en términos financieros se perderá, dijo, la reputación del país y la certidumbre a los inversionistas.

“Si se sigue presentando a nuestro país, como que no cumple con las reglas, que no le da certidumbre a los inversionistas, que genera inestabilidad en este sentido, ante la falta de claridad y de confianza, parte de los costos que tiene este ejercicio y que tiene una decisión basada en criterios no técnicos, no profesionales, sino en criterios que tienen que ver más con la popularidad o con el populismo”, sostuvo.

Señaló que en su partido seguirán alzando la voz para llamar la atención sobre la irregularidades, sobre cómo se busca utilizar mecanismos que existen para la democracia participativa y tergiversarlos en un ejercicio mal planeado, mal ejecutado que desinforma a la opinión pública.

Antes, en un comunicado, aseveró que la construcción de dos pistas en el Aeropuerto Militar de Santa Lucía, la mejora del actual aeropuerto de la Ciudad de México y la reactivación del aeropuerto de Toluca, es una solución falsa y de corto plazo, pues no resolverá los problemas de saturación aérea del Valle de México, “es una visión muy limitada”.