CIUDAD DE MÉXICO, 14 de julio de 2016.- Este jueves, el Instituto Nacional Electoral (INE), durante sesión extraordinaria de su Consejo General, discutió y avaló los dictámenes de la Unidad Técnica de Fiscalización, que realizó la revisión de los ingresos y egresos en los gastos de campaña de la pasada jornada electoral, y donde se determinó sanciones por un total de 424 millones 850 mil 515 pesos 45 centavos, cantidad que engloba las sanciones a todos los partidos nacionales y locales, así como a los candidatos de éstos y los independientes en las 14 entidades donde se llevaron a cabo comicios.

De esta cantidad, la infracción más alta es por gastos no reportados que alcanza una sanción de 114 millones 821 mil 742 pesos, que representa el 27 por ciento; mientras que la carga extemporánea al Sistema Integral de Fiscalización (SIF), que es la presentación en línea por este sistema de los datos sobre ingresos y gastos que los candidatos y partidos hicieron fura del plazo determinado antes de la elección, alcanza una sanción aproximada de 112 millones 500 mil pesos, más del 25 por ciento del total.

Los partidos nacionales tienen el 90 por ciento de las multas, siendo el más sancionado, el PRI, con un total de 79 millones 636 mil 351 pesos, es decir, el 21 por ciento; seguido del PRD con 66 millones 417 mil 187 pesos; el PAN con 50 millones 498 mil 019 pesos; PT 43 millones 74 mil 261 pesos; Morena 42 millones 462 mil 457 pesos; de los nueve partidos el menos sancionado fue Movimiento Ciudadano con 17 millones 873 mil 463 pesos.

Mientras que los partidos locales representan el siete por ciento del total, y el partido local más sancionado fue el Socialdemócrata de Oaxaca con 7 millones 744 mil 435 pesos; y el que recibió la multa menor fue el Partido Alianza Ciudadana de Tlaxcala con 237 mil 895 pesos.

Sobre las 14 entidades, que tuvieron elecciones el pasado 5 de junio, las que resultaron con la cantidad más alta que tendrán que cubrir por diferentes sanciones son: Oaxaca con 56 millones 758 mil 761 pesos; Chihuahua con 56 millones 321 mil 585 pesos; Hidalgo con 47 millones 577 mil 251 pesos; Baja California con 47 millones 35 mil 455 pesos; Veracruz 42 millones 867 mil 322 pesos; mientras que el que recibió la menor multa fue Tlaxcala con nueve millones 335 mil 113 pesos.

Sobre candidatos independientes también se dieron cifras y las sanciones a éstos son por 12 millones 920 mil 338 pesos, lo que representa el tres por ciento del total, siendo los candidatos independientes de Chihuahua los que alcanzaron la mayor multa con tres millones 907 mil 520 pesos; y los que menos tendrán que pagar serán los de Quintana Roo con 18 mil 625 pesos.

Fueron un total de 38 candidatos los que rebasaron el tope de gastos de campaña, sin embargo, de éstos ninguno fue para gobernador, sino fueron aspirantes a presidentes municipales y diputados locales, no todos ganadores, “lo cual demuestra que no necesariamente más gasto se traduce en mayor apoyo popular”, agregó el consejero electoral Ciro Murayama.

Destaca INE cimplomiento

El también presidente de la Comisión de Fiscalización en el INE, que supervisó y avaló el trabajo de la Unidad Técnica en la materia, destacó que estos 424 millones de pesos en sanciones sólo representa el 14 por ciento de los ingresos y gastos totales de las campañas 2016, “esto quiere decir que hubo un buen nivel en el cumplimiento legal del uso del dinero, acreditamos mil 500 millones de pesos que ingresaron a las campañas, que los partidos reportaron y salieron con documentación soporte”, aseguró en entrevista.

Explicó que en este caso los candidatos reportaron, mediante el SIF, ingresos por mil 500 millones de pesos y gastos por mil 512 mdp, por lo que reiteró el cumplimiento por parte de los actores políticos que participaron en la jornada electoral, de detallar cómo consiguieron y gastaron los recursos que utilizaron.

“Aunque vaya contracorriente del discurso antipolítica, o precisamente por ello hay que subrayarlo, los partidos dijeron con claridad de dónde obtuvieron mil 500 millones y dónde y cómo los gastaron. Esa es su obligación de fondo en materia de fiscalización y la cumplieron”, enfatizó.

Detalló que, de los mil 500 millones de pesos de ingresos de partidos y candidatos, el 86 por ciento, es decir, mil 297 mdp corresponden a financiamiento público, mientras que el 14 por ciento restante, esto es 203 mdp, son de origen privado y se distribuyen de la siguiente manera: 57 millones por aportaciones de los propios candidatos; 129 millones de simpatizantes; 13 millones de militantes y cuatro millones de autofinanciamiento.

Murayama Rendón también destacó el trabajo del órgano electoral y señaló que, a tan sólo 39 días de la elección, “se conocen y se votan los hallazgos de la fiscalización. Le hemos entregado 41 hojas con hallazgos y razonamientos, de esa magnitud ha sido el trabajo de la Unidad Técnica”; de acuerdo a lo detallado, se presentaron ante el Consejo General del INE para su discusión 14 proyectos de dictamen y resolución que corresponden al análisis de ingresos y gastos de ocho mil 271 candidatos.

Ciro Murayama resaltó, también, el trabajo realizado por el INE en la materia, destacando que no se quedó en la oficina y se fue más allá, al trabajo de campo, donde se pudo recabar toda la información necesaria y de primera mano para poder hacer una fiscalización más transparente.

“Si se quiere una muestra de una autoridad no condescendiente ahí lo tienen, el INE no se conformó con los dichos de los actores, sino que, en trabajo de campo, recabando información, pateando calles, carreteras y plazas, documentó evidencias de gastos en bienes y servicios y cruzando información con terceros, ubicó operaciones que partidos y candidatos nos informaron”, detalló.

Habló sobre la importancia que tuvo el Sistema Integral de Fiscalización como un instrumento que permitió cargar en línea toda la información que los candidatos y partidos aportaron sobre sus ingresos y gastos de campaña, y lo que hizo que el tiempo para llevar a cabo la fiscalización, disminuyera.

“El Sistema Integral de Fiscalización es una realidad, en él se han cargado 122 mil pólizas tan solo en la campaña, con otros tantos cientos de miles de movimientos y operaciones. No hay país en el mundo que tenga esta infraestructura al servicio de la transparencia y rendición de cuantas de los actores políticos”, subrayó.

Finalmente, aseguró que la fiscalización electoral no es un instrumento para dañar a los partidos o candidatos, sino para buscar una democracia menos frágil y con más confianza, aunque indicó que se ha avanzado en la materia, reconoció que todavía hay aspectos que perfeccionar.

“La fiscalización electoral no es tampoco la cura mágica frente a todos los males de la democracia, es un instrumento indispensable, pero acotado a la contienda política. Para los partidos y candidatos, la fiscalización tampoco puede ser vista como una ventanilla para, en automático, solicitar una segunda ronda de elecciones cuando las urnas no dan el triunfo. El modelo de fiscalización no es una obra terminada, hay que afinar normas y herramientas”, puntualizó.