CIUDAD DE MÉXICO, 6 de junio de 2016.- Por primera vez en 78 años a una gasolinera en la Ciudad de México se le permite colocar su propia marca y omitir la de Pemex en el anuncio que distingue, se trata de la estación de servicio ubicada en el cruce de Avenida Paseo de la Reforma e Insurgentes, perteneciente a Grupo Hidrosina.

Debido a la reforma energética, las estaciones de servicio deberán contar con marcas independientes que diferenciarán a cada franquiciatario y al servicio que preste.

El director de Grupo Hidrosina, Paul Karam refirió que operar estaciones de servicio con marcas distintas a la Pemex abre la competencia entre operadores del ramo quienes tendrán que buscar atraer a sus clientes en base a los beneficios que les presenten y al valor que tenga cada marca.

Tras operar por 25 años en el sector gasolinero, Grupo Hidrosina cuenta con 200 estaciones de servicio en 90 ciudades de la República Mexicana ubicadas en 20 entidades.

El directivo dijo que con la presentación de una marca y nombre que comienza una nueva etapa entre los operadores gasolineros, quienes además de ofertar combustible deberán competir entre ellos ofreciendo servicios adicionales por los cuales se distingan en el mercado.

“Queremos que el consumidor tenga reconocimiento y la oportunidad de vivir una experiencia distinta a la que ha vivido en los últimos 78 años”, recalcó Karam al presentar la nueva imagen de la estación de servicio.

Grupo Hidrosina buscará distinguirse de sus competidores al ofrecer a sus clientes beneficios como puntos para cambiarlos por combustibles u otros productos que se expenden en las estaciones, además de adquirir seguros de vida o para el automóvil, acumular kilómetros para cambiarlos por viajes y realizar el pago de servicios, recalcó el empresario.

El comisionado Nacional de Energía, Noé Navarrete señaló que permitir a las gasolineras tener un nombre y una marca propios refleja las modificaciones que están viviendo el sector debido a la reforma energética y a la vitalidad de las empresas mexicanas para adaptarse a la competencia y nuevas ofertas de negocios.

En la República Mexicana operan 12 mil estaciones de servicio las cuales eventualmente tendrán que ser identificadas por una propia marca.