CIUDAD DE MÉXICO, 27 de febrero de 2021.- Para aumentar la producción y avanzar hacia el fin de la pandemia, no basta con abogar por la equidad en la vacuna contra Covid 19, sino levantar de manera provisional los derechos intelectuales de propiedad del biológico, consideró el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanon Gebreyesus.

“Estoy contento de que el Consejo de Seguridad haya votado a favor de la equidad en las vacunas, pero si queremos soluciones prácticas, entonces hay que tomar en serio la exención de propiedad intelectual y el Consejo de Seguridad puede hacerlo si hay voluntad política. Votar por la equidad es importante y lo apreciamos, pero hay que dar pasos concretos para aumentar la producción, la vacunación y acabar con este virus lo antes posible”, dijo Tedros durante rueda de prensa bisemanal luego de la resolución aprobada este viernes por el Consejo de Seguridad que pide el cese al fuego de todos los conflictos armados para permitir la vacunación.

El director de la OMS explicó que en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (TRIPS por sus siglas en inglés) hay provisiones para compartir propiedad intelectual, pero este asunto sigue siendo “el elefante en la habitación” del que nadie quiere hablar.

“Especialmente cuando hablamos de propiedad intelectual vemos falta de cooperación y una seria resistencia. Para ser honesto, no puedo entenderlo. Esta pandemia no tiene precedentes y el virus ha tomado al mundo entero como rehén. Este tipo de cosas pasan una vez cada 100 años. ¿Si la provisión no puede ser aplicada ahora, entonces cuándo?, si no podemos aplicar provisiones durante tiempos difíciles y bajo condiciones sin precedentes ¿entonces cuando?, esto es serio”, exclamó Tedros.

La resolución, redactada por el Reino Unido, pide a todos los Estados miembros el acceso equitativo a las vacunas, incluidas las zonas en conflicto, también solicita financiar la iniciativa COVAX*, así como incluir a los refugiados en los programas de vacunación de cada país.

Según ha informado la misión británica ante la ONU, el documento ha sido copatrocinado por más de 110 países, incluidos los 15 miembros del Consejo de Seguridad.