CIUDAD DE MÉXICO, 05 de diciembre de 2018.- Bienvenido pueblo de México a Los Pinos. Esta frase, escrita en un arreglo floral, es la que recibe a miles de personas en la entrada del nuevo museo de la ciudad,ubicada en la avenida Constituyentes, en lo que anteriormente se le conocía como el rancho La Hormiga, justo a un costado del bosque de Chapultepec.

Fundada en 1935, bajo el gobierno de Lázaro Cárdenas, este condominio fue el hogar de 14 presidentes de la república, al principio era solo una casa, pero Miguel Alemán mandó a construir una segunda mucho más ostentosa, posteriormente Adolfo Ruiz ordenó construir una tercera pequeña y austera. Actualmente el complejo de Los Pinos abarca un espacio de 56 mil metros cuadrados, y por primera vez en su más de 80 años de existencia está abierto a todo público, esto desde el pasado 01 de diciembre, día que Andrés Manuel López Obrador tomó poder como presidente de la República.

En la entrada del ostentoso arreglo floral, se encuentra una bandera de México y enfrente, las antiguas salas de prensa, que ahora funcionarán como salas administrativas del museo. Continuando por el paseo está una estatua de Francisco I. Madero, rodeado de las 32 banderas de todos los estados de la República. Unos pasos enfrenta se encuentran 10 cañones de diferentes épocas,en los cuales, las personas hacen filas para posar frente a ellos.

Adelante, el Molino del Rey, una de las sedes de la batalla de Chapultepec, que no está abierto al público, sin embargo enfrente de él se encuentran 5 carros, todos de color negro, de antiguos ex presidentes de la Nación y a un lado de ellos un escudo en la pared con la frase: Al presidente nadie le toca.

Después de unos metros de bajada se llega a la entrada oficial de Los Pinos, donde oficiales hacen una revisión a las personas que vana ingresar. Ahí comienza la calzada de los Presidentes, un camino en donde se encuentran 14 esculturas de los antiguos exmandatarios que habitaron en ese recinto.

El primer inmueble al que se llega es la Casa Miguel Alemán,la más lujosa y grande de todas. La fila para entrar rebasa las 300 personas,adentro se puede andar cómodamente por el primer piso, donde se encuentra el salón de estancia con más de una docena de muebles que van desde sillones hasta mesas; el comedor que cuenta con 28 sillas, cocina y ayudantía, —ambas completamente vacías — la oficina del presidente y un enorme candelabro que se encuentra en el pasillo principal frente a las escaleras de 35 escalones de mármol que conducen a la segunda planta.

En el segundo piso se encuentran todas la habitaciones,incluyendo la presidencial, sin embargo todo el piso está vacío y cuenta con militares regulando el paso a las salas; la mayoría de las habitaciones no cuentan con acceso al público, excepto la presidencial que se conforma con tres cuatros chicos, uno grande y un gran armario. Además en esta planta también se encuentra un salón de estar y un pequeño balcón que da hacia la entrada, donde cientos de personas se toman fotos, y otro que da hacia el bosque, muy similar al del Castillo de Chapultepec.

En el sótano de la misma casa se encuentran varias habitaciones para invitados, así como una pequeña y lujosa sala de cine con 35 asientos y un búnker que cuenta con una mesa en forma de U, 18 sillas y 5 pantallas plantas, donde según datos de la seguridad del recinto, Calderón hacia sus juntas con su gabinete.

Justo saliendo se encuentra el camino de la Democracia, el cual tiene bustos de varios de los héroes de la Independencia y la Revolución,además de una gran fuente y jardines que llevan hacia el Salón Venustiano Carranza, esta es la construcción más pequeña, en esta hay una sala de juntas que cuenta con 50 asientos y las fotos de los catorce presidentes que habitaron el lugar, además un pequeño salón con las fotos de los encargados de la comunicación social de cada sexenio.

Por último, a unos metros se encuentra la Casa Lázaro Cárdenas, que fue la primera en construirse, es más pequeña que la de Miguel Alemán, en la primera planta cuenta con tres pequeñas salas de visitas y con una gran sala de juntas, en la cual se presume que Cárdenas redactó los principales decretos de su gobierno. La segunda planta no cuenta con acceso al público, pero según datos de seguridad, solo hay habitaciones vacías.

Este recinto estará abierto a todo público de martes a domingo de 10 a 17 horas, con recorridos guiados a las 11, 13 y 15 horas. Datos de los encargados de coordinación del lugar afirman que este primer fin de semana tuvo más de 40 mil visitantes y se esperan la mitad para cada día de la semana, pues al ser mes festivo y una nueva atracción es muy probable que gente de toda la república recorra kilómetros para conocer los lujos con los que vivían los ex presidentes.