CIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero de 2020.-  En México anualmente se registran entre 5 y 6 mil nuevos casos de cáncer, sostuvo el encargado de la Clínica de Linfomas, Sarcomas de Tejidos Blandos y Tumores Raros del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, Eduardo Jorge Baños Rodríguez.

En el marco del Día Internacional del Cáncer Infantil, que se celebra el 15 de febrero, el especialista informó que se ha identificado que los tumores más frecuentes en infantes son Leucemias y Linfomas, en adolescentes, Epiteliales, Tiroides y de Ovario. 

Al respecto, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) aumentó la sobrevida de infantes con cáncer a 65 por ciento, 15 por ciento superior a la media nacional, ello derivado al diagnóstico y tratamiento oportuno, de acuerdo con un comunicado.

Durante la convivencia entre niñas, niños, adolescentes, padres de familias y cuerpo médico, que realiza cada año los servicio de Oncología y Hematología Pediátrica del CMN 20 de Noviembre, para concientizar y sensibilizar  a la población sobre esta enfermedad, el especialista dijo que como parte del nuevo Modelo Preventivo que impulsa el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda, en el Instituto se han intensificado las capacitaciones a médicos de primer contacto con el fin de que conozcan cuáles son los signos y síntomas de alerta para la detección temprana y referencia inmediata al CMN 20 de Noviembre; incluso se utiliza la Telemedicina como herramienta para tal fin en todo el país. 

Síntomas y signos de alerta 

Los especialistas destacaron que los principales síntomas y signos de alerta para detectar cáncer infantil pueden ejemplificarse como un semáforo:

Rojo: aumento de ganglios de más de 2.5 centímetros por más de cuatro semanas de evolución; presencia de sangrados sin causas aparentes; pérdida de peso en menos de tres semanas; dolor de cabeza al despertar, acompañado de náuseas o vómito; crisis convulsivas sin ningún antecedente; aumento de volumen en el abdomen, o Leucocoria, mancha blanca visible en el ojo.

Amarillo: aumento de ganglios, pero más pequeño con sólo tres semanas de evolución; pérdida de peso; fiebre; cansancio excesivo; falta de apetito; aumento de volumen en extremidades o en la región testicular, en el caso de los hombres. 

Y, verde: aquellos pacientes que no tienen signos, pero pueden tener predisposición a presentar cáncer, es decir, síntomas genéticos como el Síndrome de Down, quienes tienen una mayor posibilidad de padecer leucemias. 

Alertaron que de identificarse alguno de estos síntomas, es de suma importancia que los padres de familia acudan a la clínica más cercana para una revisión. Además, si los médicos de primer contacto tienen la sospecha de que el paciente pueda tener una patología como el cáncer, referirlo de forma temprana a una unidad médica que le brinde atención y diagnóstico oportuno.