TIJUANA, Baja California, 20 de mayo de 2018.- En Segundo Debate Presidencial, el candidato Andrés Manuel López Obrador llamó Ricky Riquín y canallín al contendiente Ricardo Anaya, en acusaciones de que sus familias han vivido fuera del México a costa del erario.

Durante el ejercicio democrático, el postulante de la coalición Juntos Haremos Historia atacó en varias ocasiones a sus adversarios e ironizó que “se ofenden porque digo que son lo mismo: los dos se pusieron de acuerdo para aprobar que se le entregara a la fundación de Josefina Vázquez Mota mil millones de pesos”.

Por eso, no se atienden a los migrantes con presupuesto y se roban el dinero, pues cuando Ricardo Anaya era dirigente del PAN pactó con el Canciller en turno, José Antonio Meade, a lo que él llama el PRIAN.

Cerró con una propuesta de gobierno de que los 50 consulados que tiene México en Estados Unidos se conviertan en una especie de procuraduría para la defensa del migrante.

López Obrador anunció que invitó a que la próxima embajadora de México ante la ONU sea Alicia Bárcenas.

El tres veces candidato dijo que quiere una relación de amistad con el gobierno estadounidense de Donald Trump, más no de subordinación y México es un país libre y soberano que no estará sometidos a ningún gobierno extranjero.

López Obrador se comprometió a la reconciliación de los mexicanos y tumbar muros, que el gobierno represente a todos y no como ahora que sólo representa a una minoría rapaz.

Y volvió a atacar a Anaya y Meade a quienes acusó de aumentar el IVA y aprobar los gasolinazos.

El candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón refirió que en todo el debate los tres contendientes se atacan entre ellos y a él no le acusan de nada, “se la han pasado viendo quién es más venenoso”, criticó.