CIUDAD DE MÉXICO, 30 de marzo de 2020. — El presidente de México Andrés Manuel López Obrador en su visita a Badiraguato, Sinaloa, saludó por humanidad a María Consuelo Loera Pérez, madre de Joaquín El Chapo Guzmán.

“Sí la saludé, hicieron también un escándalo nuestros adversarios”, reviró el Primer Mandatario, tras confirmar que se acercó a la madre del capo del cártel de Sinaloa sentenciado en Estados Unidos.

Explicó que acudió a supervisar un camino en construcción, que cruza la Sierra Madre y por donde vive la madre de El Chapo, y que le dijeron que ahí estaba la mujer para saludarlo.

“Es una señora de 92 años y ya dije, la peste funesta es la corrupción, no un adulto mayor que merece todo mi respeto independientemente de quién sea su hijo, y lo seguiré haciendo”, aseveró.

“A veces les tengo que dar la mano a delincuentes de cuello blanco que no han perdido su respetabilidad”, agregó.

Confesó que lo que más le duele de estar giras que hace durante los fines de semana, es no poder abrazar a la gente, puesto que procura guardar sana distancia, aunque con María Consuelo Loera no pudo contenerse.

“La verdad es respetuoso, es muy difícil humanamente, no soy un robot, tengo sentimientos”, justificó el haber estrechado la mano de la mujer, pese a la Jornada Nacional de Sana Distancia por la Fase 2 del coronavirus Covid 19.

“Me entregó una carta, porque tiene 92 años, una mujer grande, anciana y como todas las madres , todavía no conozco que una madre acepte la culpa de un hijo, las madres tienen amor especial a sus hijos”, relató.

“No lo ha visto en cinco años y no se quiere morir sin verlo... Y quiere pedirle al Gobierno de Estados Unidos, y voy a hacer el trámite aunque eso depende de Estados Unidos”, señaló.

“Lo haría con cualquier ser humano”, apuntó, y resaltó que las críticas se encaminan al ser “la hipocresía del conservadurismo... de  quien negoció con su hijo, esa es la verdadera hipocresía, nosotros no somos iguales, es una situación humanitaria”.

Enfatizó que aunque se le dejen ir encima “los conservadores y sus voceros”, atenderá la carta de la madre de El Chapo y lo hará por humanidad