CIUDAD DE MÉXICO, 29 de octubre de 2019.- La funcionaria más joven del gabinete presidencial, Luisa María Alcalde Lujan, secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), ha dicho fuerte y quedito que en la implementación de la Reforma Laboral no hay marcha atrás y para este gobierno es una prioridad porque la democracia sindical y la justicia laboral han sido su lucha desde hace muchos años.

No obstante, el sector obrero sigue esperando que sus demandas sean escuchadas y por ello han implementado reuniones en lo que han denominado "reunión de las principales organizaciones sindicales del país", pero no registran avances de consideración.

Apenas el lunes en la sede del CTM, con las ausencias del secretario general de esa central, senador Carlos Aceves del Olmo, a la vez presidente del Congreso del Trabajo y del senador Napoleón Gómez Urrutia, presidente de la Comisión de Trabajo de la cámara alta, se efectuó un desayuno, en donde compartieron el pan y la sal quienes ya se han reunido en otras tres ocasiones.

Para acordar la agenda del mundo del trabajo desde la visión de los trabajadores se reunieron Fernando Salgado Delgado, por la CTM; el diputado Isaías González Cuevas, dirigente de la CROC, así como el líder de los telefonistas, Francisco Hernández Juárez, junto con  Rodolfo González Guzmán, dirigente de la CROM y José Carlos Torres Líder de FENASIB, además de Oscar Moreno de COCEM y otros dirigentes cetemistas como Tereso Medina y Gerardo Cortés García, así como José Luis Carazo Preciado.

De lo que ahí se habló no se ha dicho nada, más lo que han subido a las redes sociales tanto por el mismo Oscar Moreno, como por Fernando Salgado, por lo que se supone que todo ha sido de manera privada y no se ha informado nada a las bases.

La STPS ha dejado en claro que “nosotros estamos convencidos de esta reforma, somos un gobierno que nada tiene que ver con administraciones pasadas, nosotros hemos luchado por esto desde hace muchísimos años, hay una verdadera convicción del Gobierno, del Presidente de la República y de mucha gente de esta administración de hacer esto una realidad, lo hemos soñado por años, poder hablar de democracia y libertad sindical”.

Dijo que las principales resistencias a la reforma se presentaron sobre todo previo a su aprobación, pero tanto el sector empresarial, como los propios sindicatos, han entendido que en estos cambios no hay marcha atrás, y se han abierto al diálogo para que se implementen bien los cambios propuestos.

Esas resistencias que durante años fueron inviolables porque no había posibilidad de avanzar ni un centímetro se han logrado superar, y ahora hay un diálogo sano y un buen ambiente para implementar la ley, agregó.

Eexpuso que en la aplicación de la ley se ha avanzado ya en la conformación del Consejo para la Implementación de la Reforma Laboral; en la integración del primer grupo de estados para implementar los cambios; en la elaboración de la ley orgánica para el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral; en la creación de grupos de trabajo estatales para implementar la reforma; en los ordenamientos para la legitimación de Contratos Colectivos, así como para las reformas estatutarias de los sindicatos para armonizar sus reglamentos con la democracia sindical y la paridad de género. Una extensa agenda.

Añadió que se tiene un trabajo muy cercano con el Poder Judicial para implementar los tribunales laborales en diez estados, tanto federales como locales; además de una capacitación que ya empezó a seis mil personas interesadas en participar en el nuevo sistema, por parte del Consejo de la Judicatura Federal.

Dijo que, a diferencia del pasado, donde se reconoce que la corrupción venía desde los mismos gobiernos y de sus esferas más altas, ahora no se permitirá eso y se impulsa un modelo con nuevos operadores, que no sea de favoritismo ni de partidos, sino de formar este modelo con estándares éticos y técnicos que formen parte del sistema sin corrupción.

Es necesario recordar que el Congreso del Trabajo decidió en su asamblea permanente la ampliación del dirigente de la CTM, Carlos Aceves del Olmo, en la presidencia del Congreso del Trabajo para que buscara el diálogo con el Jefe del Ejecutivo, y de ello no se sabe nada tampoco, aunque hay esperanza de que lo expuesto en el Foro que se practicó en el Senado tenga eco.