CIUDAD DE MÉXICO, 26 de septiembre de 2016.- Las primeras palabras de Rodrigo Londoño, Comandante de las Fuerzas Armadas de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), fueron para el pueblo de Colombia al suplicar perdón a todas las víctimas del conflicto, por todo el dolor que hayan podido causar durante la guerra.

Desde Cartagena de Indias, sede de la firma oficial del Acuerdo que puso fin al enfrentamiento armado en las FARC-EP y el gobierno colombiano, el líder guerrillero pidió la paz para el mundo entero.

“Se acabó la guerra, estamos empezando a construir la paz”, reiteró al dar la bienvenida a una segunda oportunidad con la que había solado el país sudamericano. Al intervenir en la ceremonia, dijo que el pueblo colombiano nunca abandonó la esperanza de construir la patria del futuro.

El Comandante guerrillero acotó que en esta nueva era de reconciliación y reconstrucción, los excluidos y las minorías colombianas también serán artífices de la senda de paz que apenas comienza.

“Que nadie dude que vamos hacia la política sin armas”, prosiguió, mientras señaló que la Décima Conferencia Guerrillera refrendó de manera unánime los Acuerdos de La Habana.

Recordó que ahora queda la verificación internacional de todo lo pactado; “nosotros vamos a cumplir y esperamos que el gobierno cumpla”, recalcó el máximo jefe guerrillero.

Timoleón Jiménez resaltó que todo el pueblo ama a sus niños y busca con esperanza un futuro de paz para ellos; “esa ha sido nuestra búsqueda constante”, enfatizó.

Pidió además una reforma estructural de la sociedad colombiana para eliminar la pobreza y las desigualdades, pues refirió que este es uno de los elementos que provocaron el conflicto que duró cinco décadas.

Criticó el Plan Colombia y el gasto utilizado en la financiación de la guerra, donde lamentó la pérdida de hijos, hermanas, amigos. “Gloria a todos los caídos y víctimas de esta larga confrontación”, expresó.

Por concluir, admitió que en el propósito de búsqueda de una salida política a este conflicto encontró en el presidente Juan Manuel Santos, “un valeroso interlocutor, capaz de sortear presiones y provocaciones”. Sus palabras de agradecimiento también incluyeron al líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, y al General de Ejército y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl.

“La Paz de Colombia es la paz de nuestra América”, sentenció el comandante de las FARC-EP  al cerrar el capítulo de conflicto para dar paso a la convivencia pacífica.