Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Teléfono rojo/José Ureña

José Ureña
 
| 13 de Septiembre de 2017 | 1:01
 A-
 A+
  • Ricardo Anaya es mano para la Presidencia en el frente
  • Todo está por negociarse. No hay nada dicho: Calderón
  • El voto no evaluado: hartazgo, advierte Castro Obregón

Son tres, pero no iguales.

Y menos sus dirigentes.

Por sus representados –Acción Nacional (PAN), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC)– tienen diferente peso específico Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado

Si uno es más igual que otro, ese es el panista Ricardo Anaya porque dirige al partido con mayor fuerza, con mayor presencia nacional y por lo tanto tiene derecho a postular al candidato a la Presidencia de la República.

Si alguien lo duda, basta medir el número de estados azules: Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro, Tamaulipas, Veracruz y pronto Nayarit.

Este peso ha permeado de nuevo en los negociadores del (mal) llamado Frente Ciudadana por México, quienes han regresado al posicionamiento original cuando decidieron ir contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Andrés Manuel López.

Cabe la diferencia: en el caso priísta, se trata de una estructura y un partido con vida y organizaciones propias en todo el país, mientras en el caso del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se centra en un caudillo.

Como Anaya conduce esos arreglos, él o en su proceso interno decidirá quién será el candidato a ocupar Los Pinos el próximo sexenio y, como se ve el panorama, él será el abanderado sobre Margarita Zavala.

‘No hay nada dicho’: Calderón

-¿A quién ve de candidata o candidato del PAN? –pregunto al ex presidente Felipe Calderón.

-Hay que ver… hay que ver –dice y señala con la mirada a su esposa Margarita Zavala, la política más aplaudida durante la pasarela del informe del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín.

-Hay dos frentes: el interno del PAN y el externo del frente…

-Todo está por negociarse… No está nada dicho –cierra Calderón.

En espera de un diálogo más amplio, hurgo en los negociadores y concluyo: no hay manera de cambiar la fórmula: Ricardo Anaya tiene la decisión presidencial y el PRD para la capital.

-Dante Delgado le insiste mucho a Ricardo Monreal –comento a Jesús Ortega.

-Yo te pregunto: si hay alianza, ¿quién le conviene más a Monreal, Movimiento Ciudadano o el PRD?

Y revela:

-Muchos compañeros nuestros han mandado mensajes a Ricardo y él los ha contestado…

-¿Lo ves de regreso en el PRD?

-Claro. Una alianza es eso: la suma de fuerzas.

Están cerradas dos fórmulas frentistas, colijo.

El factor hartazgo: Luis Castro

1.- El dirigente del Partido Nueva Alianza (Panal), Luis Castro Obregón, habló de un factor no considerado en encuestas ni en alianzas: el hartazgo de la población.

Hay hartazgos de todo tipo: de los políticos, de los partidos, de los ciclos económicos interminables, de la miseria, de los engaños desde el poder, de la corrupción…

“Ante la polarización, la desconfianza y el hartazgo de la sociedad (…) se tiene el enorme reto de reivindicar la política y fortalecer la democracia”, sostiene Castro Obregón.

Un llamado más.

Y 2.- si alguien ve atrás de Miguel Mancera un personaje de anteojos con celular, tarjetas y presto a asesorar al jefe de Gobierno, es su secretario particular Luis Serna.

En su despacho nacen muchas iniciativas, desde ahí se ha revitalizado la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y bajo su coordinación se pule el informe de Mancera para la capital y el Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

José Ureña, columnista de 24 Horas.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales