CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero de 2019.- El Heroico Cuerpo de Bomberos, conformado por más de tres mil elementos, es una de las instituciones que mayor prestigio tiene en la Ciudad de México, sin embargo, se ha visto opacada por diversas situaciones de tinte político en los últimos años.

Denuncias por venta de plazas, amenazas, malos tratos y condicionamiento de beneficios son solo algunos de las acusaciones que han vertido sobre el actual secretario General del sindicato, Ismael Figueroa Flores.

El líder sindical se ha visto envuelto, desde hace varios años, en acusaciones por diversos delitos, incluso, se le relaciona con el homicidio de un bombero disidente que impulsó durante 2018 un nuevo sindicato contrario al que dirige Figueroa Flores.

Apenas el pasado 3 de enero, la Procuradora General de la República, Ernestina Godoy Ramos, señaló en conferencia de prensa que existen al menos 15 carpetas de investigación relacionadas con Ismael Figueroa, pero solo en una de ellas se encuentra en calidad de víctima.

Cabe recordar que, hacia finales de 2018, el líder sindical y otros dos bomberos degustaban sus alimentos en calles de la alcaldía Cuauhtémoc cuando fueron atacados a balazos por un solitario sujeto, quien fue detenido.

De acuerdo con las indagatorias, el sujeto habría atacado a Figueroa Flores por un supuesto incumplimiento en la entrega de una plaza de bombero, misma que había pagado en varias decenas de miles de pesos tiempo atrás.

Por varios días, el dirigente de los bomberos permaneció hospitalizado debido a sus lesiones, mientras tanto, sus allegados comenzaron una protesta sin tregua contra el gobierno capitalino por la designación de Juan Manuel Pérez Cova, como el director del Cuerpo de Bomberos.

Desde el anuncio de la designación, días antes de que Claudia Sheimbaun Pardo tomara posesión como mandataria en la Ciudad de México, los tragahumo afines a Figueroa han desatado una serie  de manifestaciones donde señalan, desconocen al titular de la dependencia.

Esto derivado del anuncio de Pérez Cova de poner fin, por órdenes de la jefatura de gobierno, a la corrupción que impera en la institución derivada de las múltiples denuncias interpuestas contra el líder sindical.

En días pasados, vulcanos de casi todas las estaciones a lo largo de las 16 alcaldías, mantuvieron cierres de vialidades cercanas a sus bases con la consigna, entre otras, de desconocer al director de la institución.

Entre sus demandas también señalan la falta de pago a 330 elementos quienes, aseguran, no han recibido su sueldo desde que inició la administración de Claudia Sheimbaun.

Sin dejar de lado las emergencias, los vulcanos han convertido su protesta en un asunto político, pues pese a las órdenes del director de retirar propaganda de las unidades de emergencia, estas aún las portan.

LUCHA POR EL PODER

Desde la jefatura de Raúl Esquivel, conocido como el Jefe Vulcano, el pleito entre este e Ismael Figueroa dejó al descubierto una lucha de poder que terminó, en el sexenio de Miguel Ángel Mancera, con la destitución del primero.

Luego de múltiples agresiones por parte de Figueroa Flores hacia Raúl Esquivel, entre ellas las constantes trabas para que ejerciera su labor desde su oficina en la estación central, el gobierno capitalino tomó la determinación, en medio de las campañas electorales, de retirar al Jefe Vulcano de Su cargo.

Durante el tiempo electoral, las denuncias por parte de los tragahumo acerca de las amenazas para que apoyaran la candidatura a una diputación local de Ismael Figueroa, hasta el uso de pipas de la institución para el reparto de agua, incrementaron en gran medida, sin que alguna de estas hubiera llegado a alguna sentencia.

Documentado quedó, en diversos medios de comunicación, la manera en que Ismael Figueroa utilizó los recursos de la institución para hacer campaña para conseguir el voto a su favor, sin embargo, esto no le consiguió el cargo.

Durante una entrevista, el líder sindical acusó a la Procuraduría y al gobierno local de intentar fabricarle carpetas de investigación para convertirlo en el primer preso político de la administración.

“Por eso fui a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal para interponer una queja contra la PGJ-CDMX en donde sólo he ido a declarar en mi calidad de víctima y ahora me preocupa que por fin haya un preso político o el primer preso político de este Gobierno”, señaló durante una entrevista en la Estación Central.

La abogada de la ciudad destacó que son varias las carpetas de investigación relacionadas contra el líder sindical, que buscarán desahogar, para deslindar responsabilidades por los delitos de venta de plazas, amenazas, hostigamiento laboral y mal uso del servicio público.