CIUDAD DE MÉXICO, 13 de septiembre de 2020.- Para este año los sectores comercio, servicios y turismo estiman una disminución de sus ventas por el orden de 9 mil 300 millones de pesos, 50 por ciento menor respecto a la derrama obtenida en 2019, que fue de 18 mil 691 millones de pesos.

Esto, debido a que en la mayoría de los estados aún hay restricciones que limitan el aforo en los negocios como restaurantes, hoteles y sitios de esparcimiento, además por no realizarse celebraciones masivas por el Grito de Independencia.

El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, José Manuel López Campos, indicó que la reactivación económica que se realiza de manera gradual en los diferentes estados del país contribuye a que la disminución de las ventas en los negocios de los giros relacionados con esa celebración no sea mayor.

Señaló que la derrama económica que se obtuvo en 2019 por las ventas de bienes y servicios, incluyendo la actividad turística, durante las Fiestas Patria se prevé reduzca en este año en 50 por ciento debido a las restricciones preventivas de salud por el coronavirus. 

En esta ocasión, apuntó, no se realizará el tradicional Grito de Independencia de manera masiva, y en algunas ciudades será simbólica con un reducido número de participantes, por lo cual se espera que reuniones de pequeños grupos y familias en casas o restaurantes con horario restringidos en varios estados, para festejar este importante acontecimiento para los mexicanos, que es de las fechas más esperadas del calendario anual. 

Indicó que de acuerdo con estimaciones y en base a proyecciones de las Cámaras de Comercio del todo país, los rubros que mayor impacto negativo tendrán en esta fecha serán hoteles, moteles, establecimientos de esparcimiento, restaurantes, ropa, papelería, bebidas y tabaco. 

El líder empresarial destacó que esta será la primera de las fechas conmemorativas que se podrá celebrar desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, con los protocolos y las medidas sanitarias obligatorias, con menor afluencia de acuerdo con los aforos marcadas por las autoridades que serán los permitidos de según los semáforos epidemiológicos de cada estado. 

Esta celebración, anotó, tendrá ventas en menor proporción en giros relacionados a fiestas, así como de restaurantes, supermercados, entre otros, aunque ayudará la conmemoración a que se registren operaciones comerciales de artículos relacionados. 

José Manuel López precisó que con la nueva normalidad se tiene un panorama difícil en muchos negocios que en años anteriores con este festejo obtenían buenos ingresos, y que marcaba el inicio de un período de cierre de año positivo para el comercio y los servicios.