CIUDAD DE MÉXICO, 26 de septiembre de 2020.- Al rendir un informe sobre los avances en las investigaciones del caso Ayotzinapa, a 6 años de lo ocurrido en Iguala, Guerrero, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas señaló que se tienen 34 nuevos detenidos de marzo a la fecha por la desaparición de estudiantes.

En Palacio Nacional y ante padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, Encinas refirió que suman hasta el momento 80 arrestos que, dijo, contribuyen al derrumbe de la verdad histórica que creó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

"La verdad histórica se ha colapsado. No construiremos una nueva verdad histórica, nuestro objetivo es revelar la verdad por muy dolorosa que sea", señaló en el informe.

Lo presentado a la Fiscalía General de la República (FGR), "evidencia científicamente que la verdad histórica carece de respaldo comprobable y demuestra que, en ningún momento, los 43 estudiantes estuvieron juntos", sostuvo.

Durante el informe a 6 seis años del caso Ayotzinapa, Alejandro Encinas detalló que se han analizado más de 4 mil llamadas, de las que se han identificado 2 mil líneas de interés.

Alejandro Encinas insistió en que la única verdad es que no hay verdad en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, quienes en ningún momento estuvieron juntos.

Sostuvo que esta afirmación está basada en un análisis de 80 millones de registro de comunicaciones telefónicas que se registraron en la zona entre 2014 y 2018 y que permitirá a la FGR determinar la participación del grupo Guerreros Unidos y sus células en los hechos, así como el involucramiento de fuerzas de seguridad.

Sobre estas últimas, refirió que la Sedena han entregado todos los expedientes solicitados sobre el 27 y el 35 Batallón establecidos en Iguala.

Puntualizó que no cabe duda de que funcionarios del gobierno anterior encubrieron, mintieron, torturaron y realizaron falsas diligencias para crear una trama que se ha logrado exhibir con las nuevas investigaciones.

Señaló que los jóvenes normalistas quedaron en medio de un choque de intereses del narcotráfico en Iguala, un centro neurálgico que se desarrolló en la zona de Guerrero en el mundo de la droga.