CIUDAD DE MÉXICO, 30 de noviembre de 2019.- Los datos de prueba aportados por el agente del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) permitieron que un juez de control vinculara a proceso a dos hombres, integrantes de una banda de robo a casa habitación denominada Banda del Gordo, por la probable comisión del delito de robo a casa habitación.

Tras calificarse como legal el cumplimento de órdenes de aprehensión giradas en su contra, el representante social les formuló imputación y luego de solicitar su vinculación a proceso, se les impuso medida cautelar de prisión preventiva oficiosa y se fijó un mes para el cierre de la investigación complementaria.

En acciones diferentes, ambos fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público, quien inició dos carpetas de investigación, una por la probable comisión del delito contra la salud y otra por portación de arma de fuego.

Trabajos de inteligencia, campo y gabinete desarrollados por policías de Investigación permitieron establecer que los hoy imputados están probablemente relacionados con la comisión del delito de robo a casa habitación, por lo que una vez integrada la indagatoria, la autoridad ministerial solicitó una orden de aprehensión en su contra, misma que fue cumplimentada.

Néstor David (a) El Gordo, de 33 años, y Ángel de Jesús, de 23 años, son considerados integrantes de una banda de robo a casa habitación denominada Banda del Gordo.

De acuerdo con investigaciones de la PGJCDMX, están posiblemente relacionados con otras cuatro carpetas de investigación, iniciadas tras el robo del mismo número de domicilios en las alcaldías Cuajimalpa y Álvaro Obregón, registrados durante los meses de octubre y noviembre.

Uno de los ilícitos con los que se les relaciona fue cometido en el domicilio del ex secretario de Seguridad Pública capitalino, Rafael Avilés, ubicado en la alcaldía Cuajimalpa.

A Néstor David, considerado líder de la banda, también se le relaciona con otros robos registrados en Naucalpan y Huixquilucan en 2010.