Ojo con las contrataciones en la Cámara de Diputados

Acabar con la corrupción parece ser una promesa difícil de cumplir para el nuevo Gobierno, pues aunque es una de las principales directrices del presidente Andrés Manuel López Obrador, los integrantes de la Cámara de Diputados parecen haber hecho oídos sordos al discurso pronunciado hace solo unos días, o tal vez no han prestado suficiente atención a las contrataciones que se comienzan a convocar desde el recinto.

Se los digo porque la Cámara Baja se prepara para contratar el servicio de limpieza de sus instalaciones, pero entre los requerimientos del proceso LPN HCD/LXIV/LPN/01/2019 ya se observan condiciones sospechosas por su tendencia a favorecer a algunos proveedores. En juego, un contrato de hasta 50 millones de pesos.

Ejemplo de ello es el numeral 2.1.3 en el que solicitan que las empresas interesadas en concursar, deben sumar al menos siete contratos con el sector público en los últimos tres años. Situación que resulta particular ya que por lo general se evalúa la capacidad de las empresas, mediante los servicios que prestan en la actualidad.

En el sector se dice que todo es obra de Carlos Briones, quien viene de escuela priista, pues se desempeña como asesor de la Secretaría General desde que estaba a cargo de Mauricio Farah. Ante esto, se habla incluso de que está abusando de la confianza de la actual secretaria, Graciela Baez Ricardez y del titular de la Secretaría de Servicios Administrativos y Financieros, Juan Carlos Cummings.

Pero las irregularidades no paran ahí, pues ahora se suprime el cumplimiento de la Norma 025 Equidad de Género, que resulta una verdadera incongruencia, no solo porque fue la Cámara quien inició solicitando el cumplimiento de esta Norma como requisito en los últimos dos años, sin dejar de mencionar que a la actual Legislatura se le denomina 64 LEGISLATURA DE LA PARIDAD DE GÉNERO.

Así, un llamado para que el presidente de la Cámara, Porfirio Muñoz Ledo, voltee a ver el proceso, ya que entre los principales afectados se encuentran más de 450 trabajadores que pretenden contratar por la mínima cantidad de 100 pesos diarios.

*** Hipólito Gerard Rivero coloca

TOME NOTA *** El empresario mexicano Hipólito Gerard Rivero, a través de su constructora GIA, logró financiar 370 millones de dólares en el mercado chileno para construir la obra más grande de su historia, un proyecto hospitalario en Santiago de Chile.

La obra está planeada para que se desarrolle en un lapso de 46 meses. Esto se convierte en un precedente importante para la empresa 100 por ciento mexicana, no sólo por el respaldo financiero obtenido, sino porque constituye un reconocimiento a su capacidad técnica y fortaleza financiera de largo plazo.

Es de destacar que en la colocación del bono intervinieron siete instituciones financieras con gran prestigio internacional, las cuales sirvieron como acreedoras. Así, la empresa exporta su experiencia en la construcción e ingeniería en proyectos de infraestructura a Latinoamérica y contribuye a poner el nombre de México en alto.

[email protected]