CIUDAD DE MÉXICO, 18 de enero de 2017.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) lamentó profundamente el ataque de un adolescente en una escuela de Monterrey, Nuevo León y reprobó la difusión de imágenes de los menores de edad afectados en medios de comunicación y redes sociales.

Lo reprobó, se añadió en un comunicado, por vulnerar la dignidad de esas personas y exponerlas a ser posibles víctimas de hechos de difícil o imposible reparación, además de que con ello se viola lo dispuesto al respecto en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

El ordenamiento legal antes referido, establece que niñas, niños y adolescentes no podrán ser objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia; tampoco de divulgaciones o difusiones indebidas de información o datos personales, incluyendo aquélla que tenga carácter informativo a la opinión pública o de noticia que permita identificarlos y que atenten contra su honra, imagen o reputación.

Señaló que las autoridades de los tres niveles de gobierno, en el ámbito de sus respectivas competencias, tienen la obligación de garantizar la protección de la identidad e intimidad de niñez y adolescencia que sean víctimas, ofendidos, testigos o que estén relacionados de cualquier manera en la comisión de un delito, para evitar su identificación pública.

Esa misma protección, la deberán otorgar a adolescentes a quienes se atribuya la realización o participación en un hecho delictivo, de acuerdo con la legislación aplicable en la materia.

Con pleno respeto al ejercicio del derecho a la libertad de expresión, la CNDH llamó a la sociedad, medios de comunicación y autoridades, a promover la observancia de los derechos fundamentales de niñas, niños y adolescentes, y evitar que se afecten o se propicie la afectación a los mismos, mediante conductas tales como la difusión por redes sociales, o por cualquier otro medio, de pormenores gráficos o en video de tales acontecimientos.

También, hizo un llamado a las policías cibernéticas a fortalecer la atención a todo tipo de amenazas y mensajes que aparezcan en redes sociales y de las cuales se pudiera inferir la posible constitución de delito, ya que en este caso, de acuerdo algunas versiones, estos lamentables hechos se habrían anunciado y, en consecuencia, se podrían haber prevenido.

Y reiteró la necesidad de que la investigación se realice de manera pronta, integral, objetiva y conforme a derecho, procurando en todo momento la protección de los derechos que asisten a los niños que se vieron involucrados en los mismos, formulando un llamado para que cualquier medida de carácter preventivo que se pretenda adoptar, se establezca con la participación de los padres o tutores, de las autoridades escolares y de las propios niños que pudieran resultar afectados.