CIUDAD DE MÉXICO, 27 de marzo de 2016.- Luego de que en noviembre pasado se rechazó reformar el artículo 177 de la Ley General de Salud a fin de garantizar de manera gratuita a niños y niñas menores de cuatro años con discapacidad auditiva profunda se les operen implantes cocleares a quienes ameriten este dispositivo electrónico, por unanimidad dicha comisión, rectificó aquella decisión, informó el Grupo Parlamentario del PRD a través de un comunicado.

José Guadalupe Hernández Alcalá, del GPPRD, impulsor de esta propuesta, celebró la decisión unánime que permitirá que en este año al menos 10 por ciento de la población infantil con este problema puedan acceder a un dispositivo coclear que les permitirá escuchar y hablar y, por lo mismo, hacer una vida normal.

Afirmó que poder operar de manera gratuita a las y los menores, por cuestiones presupuestarias, se había frenado esta posibilidad, pero por fortuna, se negoció, y si bien no se destinarán los 500 millones de pesos que se solicitaron se incorporaran al Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, habrá recursos para este propósito social por 110 millones de pesos aproximadamente.

En entrevista, el legislador -médico de carrera profesional-, informó que entre 4 y seis mil pequeños con esta discapacidad se suman cada año y que al menos un 10 por ciento de estos deberán operarse, y que existe un acuerdo que en un periodo similar este número de menores a ser intervenido crezca.

Dijo que espera que su iniciativa que fue aprobada por unanimidad por la Comisión de Salud, corra la misma suerte en el Pleno de la Cámara de Diputados y del Senado de la República.

Aseguró que la iniciativa está científicamente sustentada por parte del presidente de la Federación de Otorrinolaringólogos de México, Francisco Javier Medina Rodríguez; del presidente de la Asociación Mexicana de Otorrinolaringólogos, Francisco Gallardo y de Regino Montoya, del Consejo Mexicano de Otorrinolaringología.

Hernández Alcalá consideró que el propósito en el país debe ser que todos los niños y niñas que nacen sordos sean intervenidos a través de un implante coclear y ante la imposibilidad económica de sus padres de poder pagarlo, se les otorgue de manera graciosa, ya que su costo es de entre 250 y 300 mil pesos por oído.

Hernández Alcalá destacó que la Secretaría de Salud reconoce la discapacidad auditiva como un problema de salud pública emergente que en los últimos años se ha venido incrementando y que desgraciadamente se seguirá en aumento por lo que es necesario que la Cámara de Diputados autorice en noviembre próximo un monto mayor de presupuesto para 2017.

Informó que se tiene previsto que en 16 puntos del país se lleven a cabo las operaciones de implantaciones cocleares en hospitales del IMSS, ISSSTE y Seguro Popular.

Por su parte Medina Rodríguez calificó este paso como “revolucionario” y de “vanguardia” porque se podrá hacer frente a un rezago de años que no se cubrió, cuyo número de niños y niñas que podrían ser aptos para ser intervenidos es de alrededor de 30 mil niñas y niños.

Señaló que la decisión tomada por las y los diputados permitirá que los niños y niñas que nazcan con este problema tendrán beneficios al día, por lo que ya no habrá una erogación tan grande, y sí por el contrario, se contará con una estructura para llevar a cabo operaciones.

Dio a conocer que existe un universo de poco más de 3 mil otorrinolaringólogos en el país, y de éstos, a nivel nacional, están preparados para cirugías de este tipo alrededor de 60 especialistas.   

El médico explicó que el implante coclear es como un oído biónico de gran tecnología. Un pequeño chip se implanta en el hueso del cráneo. De ese chip, sale un electrodo que va a la cóclea que es el órgano auditivo y el electrodo estimula la parte interna de la cóclea para que esta sea capaz de procesar los sonidos.