MÉXICO, DF, 10 de abril de 2015.- Guerrero se ha convertido en centro de atención especial en las elecciones federales de 2015, debido a que hay grupos radicales que piden la cancelación de los comicios o posponerlos, en un escenario nacional en que más de la mitad de los mexicanos cree que el 7 de junio los guerrerenses irán a las urnas.

Una encuesta sobre la complejidad electoral realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) indica que 33 por ciento de los ciudadanos de México piensan que las elecciones en Guerrero no se celebrarán, mientras que 10 por ciento confesó que no sabe si tendrán lugar o no.

Apuestan por la celebración de elecciones en Guerrero 54 de cada cien personas entrevistadas telefónicamente por GCE el 6 de abril. De los 600 encuestados sólo 1 por ciento no respondieron.

En este horizonte, los encuestadores preguntaron a la gente si cree que los comicios del 7 de julio se llevarán a cabo con normalidad o habrá problemas:

44 por ciento de los mexicanos respondió que pueden darse en medio de dificultades, en tanto que 40 por ciento tiene idea que no habrá problema. 3 por ciento de la gente siente que todo depende de cada estado y 5 por ciento que en algunos será normal y en otros se darán alteraciones.

A finales de enero Gabinete (www.gabinete.mx) levantó una encuesta en que pidió a los guerrerenses y al resto de los mexicanos su opinión sobre la celebración de las elecciones intermedias, en las que Guerrero elegirá también gobernador.

Entonces 65 de cada cien guerrerenses esperaban que los comicios se celebrarían, frente a 25 que pensaban que las urnas no se instalarían. En un escenario en que 5 no sabía lo que pasaría y el resto no respondieron.

En el resto de México, 35 de cada ciento de entrevistados por GCE señalaron que no habría elecciones, 59 dijeron que si se celebrarían en Guerrero. Mientras que el resto se repartió entre el no sé y el silencio.

Es cierto que entre una y otra encuesta bajó el porcentaje de quienes creen que las elecciones se efectuarán, así como la de quienes piensan que no habrá. Esto porque se elevó la cantidad de gente que no sabe qué pasará.

En este contexto, en su encuesta de abril, GCE preguntó a la gente su intención de acudir a las urnas en México el 7 de junio y la abstención parece que se mantendrá en los niveles históricos:

36 por ciento de los mexicanos espera que haya muchos abstencionistas, 27 por ciento que habrá algo y 24 por ciento espera poca. Solo 5 por ciento cree que toda la gente votará y un alto porcentaje comparativo 4 por ciento no sabe cuánta gente votará, en tanto que 1 por ciento guardó en silencio su opinión.

Kaleydoscopio (www.kaleydoscopio.mx)